Usos y beneficios de las bolas chinas

Usos y beneficios de las bolas chinas
arriba
Me gusta
4083
61
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Las bolas chinas o bolas de Geisha son un utensilio que se introduce en la vagina y está formado por dos bolas únicas entre sí con un cordón que facilita su salida de vagina. Además, cada una de las dos bolas lleva dentro otra bola más pequeña suelta, que se mueve en su interior generando vibración o movimiento (1).

Su uso consiste en introducirlas en la vagina durante el día a día, con el desplazamiento de la bolita interior se genera un estimulo de los vibroceptores de la vagina, que tiene como consecuencia la contracción de los músculos lisos de la vagina. Por otra parte, el peso continuo de la bolita sobre el suelo pélvico es capaz de estimular los baroreceptores desencadenando un aumento del todo de la musculatura del suelo pélvico (2). En resumen, con las bolas chinas conseguimos trabajar tanto tono, como fuerza muscular, con los grandes beneficios que eso conlleva.

Historia de las bolas chinas

El origen de las bolas chinas se establece hace aproximadamente 1500 años, en la época de un emperador japonés con un alto deseo sexual comenzó a utilizar unas esferas de marfil para que las Geishas de su servicio permaneciesen en todo momento lubricadas y poder tener relaciones sexuales en cualquier momento del día (3, 4).

Posteriormente, las cortesanas japonesas las utilizaban para conseguir un suelo pélvico más fuerte que les permitiera contraerlos durante las relaciones sexuales con los soldados acelerando la eyaculación y disminuyendo el tiempo de las relaciones (3, 4).

Otras teorías remontan su origen a la época dorada del desarrollo del erotismo en China, donde monjes budistas crearon una esfera de madera que mantenía la vagina de las mujeres siempre lubricada (3, 4).


                                          Imagen 1: Ejemplo de bolas chinas (11)

 

Con el paso de los años, las esferas de madera y marfil evolucionaron a materiales como el cristal o el acero, hasta la actualidad donde se recubren de silicona medica para evitar dañar la piel y las mucosas.

Anatomía del suelo pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos voluntarios que forman una estructura con forma de hamaca y que da sostén a los órganos de la pelvis (5, 6).

         Imagen 2: Relación de los músculos del suelo pélvico con los órganos pélvicos (12).

Esta musculatura se divide en tres planos  (5, 6):

1.Plano superficial, formado por los músculos bulbo-cavernoso, isquiocavernoso, transverso superficial del periné y esfínter estriado del ano.

                                   Imagen 3: Músculos del plano profundo del suelo pélvico (13)

2.Plano medio, formado por el esfínter estriado de la uretra y el musculo transverso profundo.

3.Plano profundo, divido a su vez en dos partes:

a.Parte anterior, formada por los músculos pubovaginal y puborrectal

b.Parte posterior, formada por el musculo elevador del ano

                                      Imagen 4: Vista general del suelo pélvico (14).

Esta musculatura es la encargada de cerrar la pelvis por la parte inferior y por lo tanto de dar soporte a todos los órganos albergados en ella.

La pelvis ósea está formada por dos huesos iliacos, el hueso sacro y el hueso pubis; que se articulan entre sí mediante las articulaciones sacroilíacas derecha e izquierda, la articulación sacrocoxígea y la sínfisis del pubis. Todo este conjunto se mantiene unido mediante ligamentos: ligamentos sacroilíacos, sacroespinosos, sacrotuberosos, iliolumbares, sacrococcígeos e inguinales.

La pelvis visceral es el contenido dentro de la pelvis ósea y apoyada sobre la pelvis muscular o suelo pélvico. Esta pelvis visceral está formada por la vejiga, los ovarios, las trompas uterinas, el útero, la vagina y el recto, con sus correspondientes estructuras de sostén ligamentosas.

Imagen 5: Pelvis visceral apoyada sobre la pelvis muscular y contenida en la pelvis ósea (15).

Beneficios y usos de las bolas chinas en la rehabilitación del suelo pélvico

Los siguientes son los beneficios que tiene el uso de las bolas chinas en el suelo pélvico:

Recuperación postparto del suelo pélvico (7, 8)

En la actualidad números estudios han demostrado que el parto es el principal factor de riesgo para la lesión de los músculos del suelo pélvico, pero no es solo el hecho de dar a luz a un bebe lo que pone en peligro el suelo pélvico, sino también el peso del feto durante los 9 meses de embarazo pueden debilitarlo o lesionarlo.

La consecuencia principal de estas lesiones es la incontinencia urinaria. Posteriormente a realizar una correcta valoración del suelo pélvico, si se constata su debilidad puede recomendarse el uso de bolas chinas para fortalecer la musculatura del suelo pélvico.

Para comenzar se utilizarían como muy poco peso en su interior, para evitar la frustración de la mujer que está realizando los ejercicios para posteriormente ir aumentando el peso de las mismas.

El uso de las bolas chinas se ha demostrado eficaz en el tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo, pero también es eficaz en la recuperación del tono de la musculatura del suelo pélvico.

Anatomía palpatoria a nivel abdominal y lumbar

A continuación David González te va a enseñar desde el punto de vista de la anatomía palmatoria (utilizando referencias óseas y musculares) la región abdominal y la región lumbar. En la región  abdominal podemos palpar: El recto abdominal anterior, el oblicuo externo, el oblicuo interno y el psoas ilíaco. En la región lumbar encontramos (paciente en decúbito prono) las apófisis espinosas de la vertebras lumbares, la masa común conformada por el epiespinoso, el dorsal largo y el iliocostal lumbar. Con el paciente en decúbito lateral se puede palpar el músculo cuadrado lumbar.

Tratamiento de la incontinencia urinaria en la menopausia (9)

Se calcula que en España un millón y medio de mujeres en esta etapa de su vida acuden a servicios médicos por sufrir incontinencia urinaria de esfuerzo y se ha demostrado que la menopausia se asocia con más síntomas genitourinarios y no solo con la incontinencia.

Esta situación se ve favorecida por la pérdida de colágeno, la sequedad vaginal y el deterioro de las estructuras de sostén pélvicos, todo ello causado por la disminución de los estrógenos.

En estas mujeres, se ha demostrado que tras seis meses utilizando las bolas chinas, complementadas con otros tratamientos,  mejoran visiblemente o totalmente los problemas de incontinencia urinaria.

Prevención de lesiones e hipotonía del suelo pélvico

Como se ha mencionado anteriormente el embarazo y parto son el principal factor de riesgo para las lesiones de suelo pélvico (7), pero no es el único. Otros factores de riesgo lesivos para el suelo pélvico son los deportes de impacto, la obesidad y el estreñimiento, determinados hábitos cotidianos o el estrés (10), por lo tanto las bolas chinas también se pueden usar como método preventivo de lesiones del suelo pélvico en mujeres con alguno de estos factores de riesgo.

Bibliografía

  1. A. Duke, James. La farmacia natural. s.l. : Rodale, 1998.
  2. Incontinencia urinaria y otras lesiones del suelo pelviano: etiología y estrategias de prevención. Amostegui Azkúe, J. M., y otros. 4, Madrid : Revista de Medicina de la Universidad de Navarra, 2004, Vol. 48.
  3. Puente, Mireia Peláez. Blooming exercise programs. [En línea] 5 de Julio de 2013. [Citado el: 21 de Enero de 2018.] http://www.bloomingep.com/blog/bolas-chinas-o-esferas-vaginales/.
  4. Bolas de Geisha. [En línea] 8 de Julio de 2012. [Citado el: 21 de Enero de 2018.] https://bolasdegeisha.wordpress.com/2012/07/08/bolas-geisha/.
  5. Anatomía del piso pélvico. Katya Carrillo, G y Antonella Sanguineti, M. 2, s.l. : Revista Médica Clinica Las Condes, 2013, Vol. 24.
  6. Schünke, Michael, Schulte, Erik y Schumacher, Udo. Prometheus Texto y Atlas de anatomía. Anatomía general y Aparato locomotor. s.l. : Editorial Médica Panamericana, 2010.
  7. Prevención de la disfunción del suelo pélvico de origen obstétrico. Ferri Morales, A y Amostegui Azkúe, J. M. 2004, Fisioterapia, págs. 249-265.
  8. Esferas vaginales: función terapéutica. Ruiz, Miriam Abdel Karim, Gallego Molina, Jesica y Gavilán Díaz, Marta. 40, s.l. : Consejo de enfermería de la Comunidad Valenciana, 2014.
  9. Incontinencia urinaria, soja y bolas. Jurado Hernández, R, y otros. 108, s.l. : Enfuro, 2008, Vol. 6.
  10. Gázquez Linares, José Jesús, y otros. Investigación en salud y envejecimiento. Volumen II. s.l. : ASUNIVEP.
  11. Disponible en https://i2.linio.com/p/2e537e31ea0c8252e2bc67706a5ea57c-product.jpg
  12. Disponible en https://ars.els-cdn.com/content/image/1-s2.0-S0716864013701482-gr2.jpg
  13. Disponible en https://physiowomenhealth.files.wordpress.com/2014/10/musculatura-superficial-del-perinc3a9.jpg
  14. Disponible en http://www.cirep.cl/uploads/faq/5xgm8lamil4842q.jpg
  15. Disponible en https://i3.wp.com/rehabilitacionpremiummadrid.com/wp-content/uploads/2013/11/rehabilitacion20suelo20pelvico20fisioterapia20incontinencia20urinaria20madrid20chamartin.jpg

Ver comentarios (1)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar

Haz clic para ver artículos del blog de FisioScience

Autor