Suelo pélvico y su afectación por el uso de tacones

Suelo pélvico y su afectación por el uso de tacones
11288
50
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El uso de zapatos de tacón es una tendencia más que usual en mujeres, ya que se asocia a una gran cantidad de beneficios a nivel estético. Sin embargo,  son cuantiosos los problemas asociados al uso de los mismos, que no solo afectan a nuestras extremidades inferiores de manera evidente.

El sobreuso de este tipo de calzado, puede acabar causando alteraciones en nuestra postura corporal y como consecuencia desembocar en problemas a nivel de la musculatura de suelo pélvico que provocan patologías fácilmente evitables con el uso de un calzado apropiado o fortaleciendo dicha musculatura adecuadamente.

Problemas provocados por el uso de tacones

  • Metatarsalgia: Patología que se debe a una alteración en la distribución del peso del cuerpo, recayendo todo el peso en la zona del metatarso, siendo muy intensa y empeorando a medida que aumenta la altura del tacón.
  • Lesiones de Tobillo: Las lesiones de tobillo provocadas por el uso de tacones son muy comunes, pudiendo aparecer desde esguinces hasta fracturas en dicha zona.
  • Hallux valgus: Conocidos comúnmente como “juanetes”,  asociados al uso de zapatos muy ajustados, de tacón alto y utilizados durante largos periodos de tiempo.
  • Dedos en martillo: Los dedos adquieren forma de garra por el uso de tacones con punta estrecha, los músculos de los pies se adaptan a la posición y son incapaces de extender  los dedos cuando se quita el zapato.
  • “Pumb Bump”: Se produce por la presión que ejercen las correas del zapato alrededor del tobillo, pudiendo llegar a crear deformidades óseas.
  • Neuroma de Morton: Se produce la inflamación del tejido que rodea el nervio situado entre el 3º y 4º dedo del pie.
  • Osteoartritis de rodillas: Se produce por el uso de tacones altos que provocan  una mayor presión en las rodillas, de manera que estas no son capaces de soportar.
  • Alteración de la postura: Al proyectarse todo el peso en la zona de la punta del pie, nuestro cuerpo ajusta de manera involuntaria su postura para compensar los cambios del centro de gravedad. Es común en el uso de tacones, y más si se mantienen posiciones fijas con los mismos. Las mujeres tendrán que compensar a nivel lumbar provocando una mayor lordosis para poder mantener el equilibrio. Esto puede ser la causa de muchas de las molestias que aparecen en cuello, espalda u hombros. Como consecuencia de esta afectación postural se pueden producir patologías en musculatura de suelo pélvico.
  • Lesión en extremidades inferiores: Los músculos posteriores  de la pierna se contraen y se acortan para poder mantener la postura, pudiendo provocar problemas que solo pueden resolver mediante una intervención quirúrgica.
  • Acortamiento del tendón de Aquiles: Se puede acortar por el uso de los tacones y quedarse en dicha posición de una manera permanente

Afectación postural y del suelo pélvico

Como se acaba de demostrar, existe una afectación de la postura debido al uso de este tipo de calzado, que al afectar de manera evidente a la posición del centro de gravedad, la inclinación pélvica y la musculatura lumbar.

Existe una demostrada relación entre la musculatura de suelo pélvico y la musculatura lumbopélvica, por tanto la afectación en una de ellas repercute en la otra. Toda esta musculatura actúa como un cómputo en el que se deben distribuir las fuerzas de manera uniforme, de manera que la musculatura de suelo pélvico forma la base de la cavidad abdominal y participa en la estabilidad lumbosacra junto con los músculos abdominales profundos (recto abdominal, oblicuos internos y externos y sobretodo el transverso), multífidos y el diafragma torácico, formando este último la cúpula de dicha cavidad.

Como consecuencia de esta relación, una contracción en alguno de estos músculos, puede provocar de manera refleja  una respuesta en otros componentes del mismo grupo, siempre que la persona esté sana. (2)

En definitiva, debido al uso de tacones altos, se produce una lordosis lumbar y una anteversión pélvica que cambia la gestión de la fuerza intraabdominal, que de manera que las fuerzas en vez de dirigirse a la región ano-coccígea donde hay una musculatura preparada para soportarlas, se dirige a la zona de la hendidura vulvar, cuya musculatura carece de la capacidad de soporte necesaria y cede ante dichas fuerzas provocando patologías de suelo pélvico que implican cierta gravedad como prolapsos o incontinencia urinaria.(3)

Martínez et al. (2004): Transmisión de los vectores de fuerza resultantes de una hiperpresión abdominal

Tratamiento que podemos realizar

En estos casos el éxito recae en el método preventivo, que trata de evitar todas estas patologías utilizando un calzado correcto. No se trata de eliminar por completo todo tipo de alza, al contrario, se recomienda el uso de algún tipo de alza en la zona de apoyo posterior, pero esta no debe superar los 2-3 cm, si queremos que sea saludable y no provoque patologías asociadas. (4)

Sin embargo, es complicado inculcar determinados hábitos en mujeres acostumbradas al uso de este tipo de calzado por razones estéticas, complejos asociados a la altura o incluso requerimientos laborales como en el caso de modelos de pasarela o azafatas.

A pesar de que hay muchas patologías que es complicado evitar y que afectan de manera evidente al sistema osteomuscular, en el caso del suelo pélvico se puede trabajar de manera preventiva, para lo cual se debe:

  • Evitar los aumentos de presión intraabdominal, con la realización de esfuerzos o los conocidos “abdominales convencionales”, en los que el suelo pélvico se puede ver gravemente afectado.
  • Mantener en forma suelo pélvico y faja abdominal, con el entrenamiento de esta musculatura, se tendrán ambas partes fortalecidas, evitando la afectación lumbar y   proporcionando una correcta distribución de las presiones intraabdominales, eludiendo así la afectación del suelo pélvico y las patologías asociadas.
  • Cuidar la postura  mantenida durante horas, que puede causar una afectación a nivel lumbar, que aparte de dar lugar a un aumento de la lordosis lumbar y las consecuencias que ello acarrea.

Cuando se trata del fortalecimiento de la musculatura de suelo pélvico y de la faja abdominal, se puede trabajar de una manera muy completa a través de la gimnasia abdominal hipopresiva. 

Se trata de un conjunto de técnicas posturales asociadas a un descenso de la presión intraabdominal y una activación refleja de la musculatura de suelo pélvico y de la faja abdominal, que si se realizan cotidianamente, permiten un aumento del tono de suelo pélvico y de la faja abdominal y como consecuencia una prevención de las patologías que pueden tener lugar de la debilidad de esta musculatura. 

Con esta técnica además se consigue trabajar la postura y evitar una hiperlordosis lumbar al tener una musculatura lumbar fortalecida, además al realizarse en apnea se va a fortalecer la musculatura abdominal sin provocar aumentos de la presión abdominal que podrían tener graves repercusiones a nivel de suelo pélvico.(5)

Conclusiones

Es evidente que el uso de tacones en las mujeres es una práctica que pone en peligro la salud de las mismas por el hecho de lucir un mejor aspecto o dar una determinada imagen. Son conocidas las patologías musculoesqueléticas en miembro inferior  debidas al uso de dicho calzado, pero existe una gran ignorancia acerca de la problemática a nivel lumbar que provoca y en consecuencia la patología que puede llegar a provocar a nivel de suelo pélvico y que es evitable a través de un buen trabajo de su musculatura y de la musculatura del core o faja abdominal.

Bibliografía

  1. Hubpages.com [Internet]. Berkeley: Shane Brown-Daniels; 2013 [actualizado 23 abr 2013; citado 22 abr 2017]. Disponible en:https://hubpages.com/health/The-Dangers-Of-Wearing-High-Heeled-Shoes
  2. Sapsford R, Hodges P. Contraction of the pelvis floor muscles during abdominal manueuvres. Arch Phys Med. Rehabil. 2001; 82: 1081-8
  3. Kamina P.  Facteurs favorisant le prolapsus et l'incontinence d'urine d'effort chez la femme. ln: Les Prolapsus Génitaux. 1984; 83: 14-18.
  4. Laprensagrafica.com [Internet]. El Salvador, Leticia M. Serrano; 2012 [actualizado 12 de feb 2012; citado 22 abr 2017]. Disponible en: http://multimedia.laprensagrafica.com/pdf/2012/02/2012-02-12-pdf-elegancia-quedana.pdf
  5. Caufriez, M. Abdominaux et Perinée, Mithes et Realitées. Mallorca: MC Editions; 2010.

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar

Haz clic para ver artículos del blog de FisioScience

Autor