Ondas de choque vs corticoesteroides en el tratamiento del síndrome del túnel del carpo

Ondas de choque vs corticoesteroides en el tratamiento del síndrome del túnel del carpo
1548
72
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El síndrome del túnel del carpo (STC) es una patología multifactorial compleja que en ocasiones representa un verdadero reto para los fisioterapeutas debido a la pobre evidencia científica disponible sobre el abordaje efectivo de esta alteración.

Gracias a los avances científicos y tecnológicos actuales se han publicado recientemente nuevas y mejores recomendaciones de tratamiento para pacientes con síndrome del túnel del carpo, incluyendo tratamientos novedosos como las ondas de choque, el abordaje de la sensibilización central e incluso técnicas de manipulación osteopática.

Un estudio muy reciente publicado en enero 2018 en la revista BMC Musculoeskeletal Disorders se ha encargado de comparar la efectividad a mediano plazo de la aplicación de ondas de choque vs las inyecciones de corticoesteroides en pacientes con síndrome del túnel del carpo.

A continuación revisaremos esta investigación para brindarte la evidencia más actualizada en el abordaje de esta patología.

Ondas de choque y corticoesteroides en el STC

El tratamiento conservador del síndrome del túnel del carpo ha sido muy debatido a lo largo del tiempo e incluso su efectividad se ha cuestionado en diversas investigaciones que no han encontrado recursos lo suficientemente eficaces para evitar la intervención quirúrgica o incluso para recuperar la funcionalidad total después de la cirugía. Esto es, por supuesto, depende de la severidad de la afectación y de diversos factores predisponentes que podrían influir en el pronóstico, aunque por regla general el síndrome del túnel del carpo de severidad leve evoluciona con mejores resultados clínicos.

Habitualmente el tratamiento conservador ha estado basado en fisioterapia y en inyecciones con corticoesteroides, siendo la efectividad de estos últimos ampliamente cuestionada ya que solamente aliviaría la sintomatología a corto plazo y su utilización se podría relacionar con la aparición de complicaciones como por ejemplo una neuritis química por inyección intraneural.

Las ondas de choque están siendo utilizadas en los últimos años en el tratamiento del síndrome del túnel del carpo e incluso algunos estudios recientes han señalado que su aplicación es capaz de reducir el dolor y mejorar la funcionalidad en pacientes con síndrome del túnel del carpo moderado y severo, en comparación con un placebo. Sin embargo, los autores del artículo mencionan que la mayoría de estos estudios utilizaron múltiples sesiones de ESWT combinadas con posicionamiento de la muñeca (ferulaje) y la evaluación de su efectividad se limitó a 14 semanas.

Metodología de la investigación

En este estudio prospectivo ciego aleatorizado se incluyeron pacientes mayores de 18 años diagnosticados con síndrome de túnel del carpo según los criterios de la Academia Americana de Neurología y que presentaran una alteración moderada y severa según los criterios de electrodiagnóstico de Sucher.

Fueron excluidos los pacientes con alteraciones metabólicas, alteraciones genéticas, cirugía de miembro superior, polineuropatía periférica, lesión nerviosa traumática, alteraciones de la coagulación por uso de anticoagulantes, embarazo, trombosis, cáncer o tratamiento quirúrgico previo contra el cáncer, tratamiento con ultrasonido, crio-ultrasonido, esteroides orales o AINES durante los 7 días previos a la selección o con inyección local de corticoesteroides durante 1 año previo.

Los pacientes fueron distribuidos de forma aleatoria en 2 grupos: 13 pacientes en el grupo que recibiría una dosis de ondas de choque y 12 pacientes en el grupo tratado con inyección de corticoesteroides.

Aplicación del tratamiento

El grupo de ondas de choque recibió una única aplicación de frecuencia e intensidad continuas por medio de 5000 disparos a 4 Bares y 15 Hz de frecuencia con un equipo BTL-6000 SWT, en la modalidad de ondas de choque radiales.

El cabezal fue orientado en dirección perpendicular a la palma de la mano del paciente, entre el pliegue distal de la muñeca y la línea de Kaplan y se utilizó gel de ultrasonido como medio acoplador. La duración del tratamiento fue de entre 5 y 7 minutos, se aplicó una compresa fría durante 15 minutos después del tratamiento con ESWT.

Por otra parte, el grupo tratado con corticoesteroides recibió una inyección de 1 ml. de triamcinolona 10mg mezclada con 1 ml. de lidocaína al 1%, utilizando una aguja de calibre 25. La inyección fue aplicada 1 cm proximal al pliegue de flexión de la muñeca entre los tendones del palmar menor y palmar mayor.

Resultados

Los hallazgos primarios fueron evaluados utilizando el auto cuestionario de Boston y los hallazgos secundarios por medio de la Escala Visual Analógica y parámetros de electrodiagnóstico. Estas evaluaciones se llevaron a cabo antes del tratamiento y durante las semanas 1, 4, 12 y 24 después del tratamiento.

El grupo tratado con ESWT presentó una disminución significativa de los valores de la Escala Visual Analógica en las semanas 12 y 24, mientras que no hubo ningún cambio en el grupo tratado con corticoesteroides durante este mismo período de tiempo.

También se evidenció una disminución significativa de la severidad de la sintomatología reflejada en el cuestionario de Boston en el grupo de ondas de choque durante las semanas 4, 12 y 24. El grupo de corticoesteroides también se encontró una disminución significativa pero solamente durante las semanas 1 y 4.

Con respecto a los parámetros de electrodiagnóstico, el grupo tratado con ondas de choque mostró una reducción significativa en el pico de latencia sensorial distal durante la semana 12, a comparación del grupo de corticoesteroides. No se presentaron cambios en otros parámetros de electrodiagnóstico en la semana 12.

Conclusiones

El tratamiento basado en una única aplicación de ondas de choque en pacientes con síndrome del túnel del carpo evidenció mejores efectos a largo plazo en el dolor, la severidad de la sintomatología y los parámetros electrodiagnósticos que el tratamiento con inyección de corticoesteroides.

La efectividad demostrada en este estudio por las ondas de choque brinda una alternativa de tratamiento novedosa y con buenos efectos a largo plazo en el síndrome del túnel del carpo moderado y severo.

Referencias Bibliográficas

  1. Atthakomol P, Manosroi W, Phanphaisarn A, Phrompaet S, Iammatavee S, Tongprasert S. Comparison of single-dose radial extracorporeal shock wave and local corticosteroid injection for treatment of carpal tunnel syndrome including mid-term efficacy: a prospective randomized controlled trial. BMC Musculoskelet Disord.2018; 19(1):32.

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar

Haz clic para ver artículos del blog de FisioCampus

Autor

Últimos artículos

Aún no hay contenido. Pronto subiremos nuevos artículos