La vulvodinia: un problema más frecuente de lo que se dice

La vulvodinia: un problema más frecuente de lo que se dice
137
3
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El dolor crónico en la zona vulvar, es denominado “vulvodinia” y se produce como consecuencia de una hipersensibilidad en lo nervios que forman parte de la mucosa de la vulva, generando un fuerte dolor en la área, sobre todo al tener relaciones sexuales, sin que exista una lesión aparente que genere la molestia. Este dolor no se presenta solo, ya que viene acompañado de irritación e incluso prurito. 

En el año 2015, posterior a un encuentro de la Sociedad para el estudio de la salud sexual de las mujeres (International Society for the Study of Women’s Sexual Health –ISSWSH-) y la Sociedad Internacional del dolor pélvico (International Pelvic Pain Society –IPPS-) llegaron a un consenso acerca de la terminología y clasificación del dolor vulvar persistente (vulvodinia), quedando la definición con las características:

  • Al menos 3 meses de duración
  • Ninguna causa que justifique su padecimiento
  • Presencia de factores asociados a la aparición 

Clasificación de la vulvodinia (1)

La vulvodinia se puede clasificar:

Según su inicio 

La vulvodinia se divide según su inicio en:

  • Primaria.
  • Secundaria.

Según el patrón temporal 

Según el tiempo que transcurre entre un episodio y otro se divide en:

  • Intermitentemente.
  • Persistente.
  • Constante.
  • Inmediato.
  • Retardado. 

Incidencia de la vulvodinia 

Como hago referencia en el título de este artículo, la vulvodinia es un problema más frecuente de lo que se cree, ya que posee una incidencia en la población femenina bastante importante. Aunque en España no existen registros epidemiológicos de esta alteración, los datos obtenidos tras estudios realizados y artículos revisados, coinciden en que entre el 8% y 12% de la población femenina sufren de vulvodinia, e incluso otros autores como Petersen y colaboradores, establecen que existe una prevalencia que se sitúa entre los 9% y 12% (1).

Síntomas de la vulvodinia 

El síntoma característico de la vulvodinia, sin embargo este no se presenta siempre la misma manera, ya que algunas pacientes manifiestan que el dolor estuvo presente desde la infancia o la primera relación y en otras apareció después de haber pasado años sin presentar dolor al tener relaciones sexuales. 

Las características del dolor de la vulvodinia son: dolor como quemazón vulvar que puede incluso irradiarse o simplemente como picazón, pudiendo presentarse bajo una intensidad leve hasta severa. Incluso, también suele ser habitual que se presente con alodinia e hiperalgesia, propio del dolor neuropático (2).

Tratamiento de la vulvodinia   

En cuanto al tratamiento de la vulvodinia se considera que tanto la terapia cognitiva como la fisioterapia, han demostrado obtener resultados prometedores en cuanto a la disminución del dolor en la zona vulvar y además, aumento del deseo sexual. Asimismo, la cirugía (vestibulectomía) según varias publicaciones estudiadas se ha destacado por la eficacia demostrada (2).

La fisioterapia en el tratamiento de la vulvodinia 

La fisioterapia en el tratamiento de la vulvodinia  ha demostrado obtener importantes resultados, debido a la gran mejoría que se obtiene tras su aplicación. Ya que ha demostrado obtener una efectividad en el 51,4% de las mujeres con dolor en la zona vulvar. Además de esto, otros de los beneficios obtenidos posterior a la realización del tratamiento fisioterapéutico, han sido el aumento del deseo sexual y la frecuencia en las relaciones sexuales. 

Otro estudio realizado, mostró tras la aplicación del tratamiento fisioterapéutico una mejor respuesta a la palpación, normalización del tono muscular, mayor capacidad de relajación en los músculos del suelo pélvico y mejor flexibilidad vaginal. Por lo tanto, se considera a la fisioterapia una de las mejores herramientas de tratamiento para la vulvodinia, ya que ha demostrado obtener importantes resultados positivos tanto a corto como a largo plazo (2).

Tratamiento psicológico y cognitivo de la vulvodinia

En cuanto al tratamiento psicológico y cognitivo de la vulvodinia, ambas demostraron obtener una mejoría bastante considerable en la disminución del dolor coital y tensión de la musculatura vaginal (2). 

Tratamiento quirúrgico de la vulvodinia

Actualmente, la vestibulectomía y la vestibulectomía modificada son las intervenciones quirúrgicas que se realizan como tratamiento de la vulvodinia, mostrando excelentes resultados y mejorando en gran medida la calidad de vida de las pacientes intervenidas (1).

A pesar de que cada uno de los tratamientos ha demostrado brindar muchos beneficios por separado en el tratamiento de la vulvodinia, es necesario resaltar la importancia del trabajo multidisciplinar, con la finalidad de obtener mayores y mejores resultados en la disminución del dolor, aumento del deseo sexual y mejor calidad de vida de las pacientes. 

Referencias Bibliográficas

  1. Revisión narrativa sobre el abordaje y manejo de la vulvodinia desde una perspectiva enfermera. https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/674837/garcia_rodriguez_irenetfg.pdf?sequence=1
  2. Puesta al día en el diagnóstico y tratamiento de la vulvodinia https://www.researchgate.net/publication/257055579_Puesta_al_dia_en_el_diagnostico_y_tratamiento_de_la_vulvodinia

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar

Haz clic para ver artículos del blog de FisioScience

Autor

Últimos artículos

Aún no hay contenido. Pronto subiremos nuevos artículos