Hidroterapia en Esclerosis Múltiple. Utilidad, objetivos y efectos

Hidroterapia en Esclerosis Múltiple. Utilidad, objetivos y efectos
414
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

La Esclerosis Múltiple (EM), es una enfermedad neurológica y degenerativa que conlleva un enlentecimiento en la trasmisión de impulsos nerviosos, por lo que provoca una alteración en las funciones motoras de manera progresiva, restando calidad de vida de las personas afectas.

El tratamiento de la enfermedad debe ser multidisciplinar, pero la fisioterapia tiene un papel de vital importancia, con el fin de mejorar/ mantener las cualidades físico-funcionales y proporcionar autonomía a los pacientes. Dentro de todas las técnicas de fisioterapia que se pueden emplear, la hidroterapia es una de las más destacadas, ya que aporta una mejora de las funciones motoras y de la marcha, incrementa la independencia en las actividades cotidianas, aumenta el bienestar psíquico y por ende, mejora la calidad de vida de los pacientes.

En este artículo, conoceremos más de cerca en qué consiste la enfermedad, los síntomas más habituales que la definen y cómo la hidroterapia, proporciona una mejora significativa en los enfermos de EM.

Introducción

La Esclerosis Múltiple, se define como una enfermedad degenerativa y crónica del Sistema Nervioso Central, que se caracteriza por la aparición de placas de desmielinización, las cuales provocan una lesión inflamatoria y destructiva de la mielina. Esto, conlleva un enlentecimiento o interrupción en la transmisión de los impulsos nerviosos lo que resulta en una afectación físico-funcional. (1,2,3,4,5,6)

Aunque puede haber reparación del tejido nervioso, con el paso de los años ocurren más episodios y aparecen más placas, por lo que la constante desmielinización, la reparación incompleta y la acumulación de cicatrices anteriores, conduce a la progresión clínica en la mayoría de las personas con EM. (1,2,3,4,5,6,7)

Figura 1: Representación de la destrucción de la mielina (www.efdeportes.com)

Se desconoce la etiología de la enfermedad, aunque se cree que una respuesta anómala del sistema inmunitario por una predisposición genética, es una de las causas más probables tanto del inicio de la patología como de su progresión. (1,2,5,6,7)

Esta enfermedad es, después de la epilepsia, la enfermedad neurológica más extendida y en occidente la más importante en cuanto a la generación de invalidez. (1,2,8,9,10,11)

La EM es más frecuente en mujeres que en hombres con una relación de 2:1, respectivamente; está más en la raza blanca y su edad de aparición oscila entre los 20 y los 40 años. Además cabe destacar que el riesgo a padecerla, aumenta un 15% si existen antecedentes familiares. (1,2,8,9,10,11)

En España, la tasa de prevalencia está entre 40-50 casos por 100.000 habitantes y la tasa de mortalidad es de 0,35 fallecimientos al año por 100.000 habitantes. (1,2,8,9,10,11)

Generalmente se acepta que la expectativa de vida es de 25-30 años desde el inicio y hay un mejor pronóstico cuando antes sea la edad de inicio de la enfermedad. (1,4)

La evolución de la enfermedad es impredecible y la afectacion y el rendimiento funcional varía de una persona a otra. Actualmente, no existe curación para la enfermedad, pero sí se ha demostrado que un tratamiento sintomático y rehabilitador mejora considerablemente las expectativas y la calidad de vida de los pacientes afectos. Es por ello, que las secuelas físicas, emocionales, familiares, sociales y laborables que conllevan la enfermedad, requieren de la intervención de un equipo interdisciplinar, dentro del cual, destaca la figura del fisioterapeuta, para conseguir una mejora funcional del paciente en cualquier momento de la etapa de la enfermedad. (1,2,6,12)

Signos y Síntomas 

Los signos y síntomas de la EM van a depender de la localización de las lesiones y del número de éstas, aunque los más comunes son los que se exponen a continuación:

Síntomas y signos motores:

Existen diferentes síndromes, dependiendo de la mayor o menor afectación y de su localización:

Síndrome piramidal

  • Déficit motor
  • Hipertonía de la musculatura extensora de MMII
  • Hipertonía de la musculatura flexora de MMSS
  • Hiperreflexia
  • Signo de Babinski (2,3,10,11,12,14)

Síndrome del cordón posterior:

  • Ataxia sensitiva: marcha en stepage
  • Signo de Romberg positivo (2,3,11,12,13,16)

Síndrome cerebeloso:

  • Ataxia y pérdida de coordinación del movimiento
  • Hipotonía
  • Asinergia
  • Temblor intencional (2,3,10,11,12,14)

Síndrome vestibular de tipo central:

  • Sensación de desequilibrio e inseguridad.
  • Ataxia: marcha en estrella
  • Signo de Romberg positivo
  • Nistagmus  (2,3,10,11,12,14)

Figura 2: Representación de la sintomatología de la EM (www.worldcare.com).

- Trastornos de la marcha: es el signo inicial en el 10-20% de los casos, el tipo de marcha variará en función de la localización de la lesión.  (2,3,10,11,12,14)

-Trastornos sensoriales (afectación de los cordones posteriores): se caracteriza por parestesias, disestesias y un signo de Lhermitte positivo. (2,3,10,11,12,14)

- Alteraciones esfinterianas: aumento de la frecuencia urinaria, produciendo urgencias miccionales, lo que es característico de vejiga hiperrefleja. (2,3,10,11,12,14)

Además presentan estreñimiento habitualmente así como disfunciones sexuales caracterizadas por impotencia, anorgasmia y dificultad en la eyaculación en el caso de los varones. (2,3,10,11,12,14)

- Trastornos visuales:

  • Neuritis óptica (signo precoz muy frecuente que se encuentra en el 25-40% de los pacientes), que da lugar a una pérdida de visión, fotobia y dolor que puede recuperarse posteriormente.
  • Edema papilar, por desmielinización del extremo del nervio óptico. (2,3,10,11,12,14)

-Fatiga: muy frecuente y precoz. Puede llegar a ser invalidante y exacerbada por el calor. (2,3,10,11,12,14)

-Atrofia muscular y fasciculaciones: se presenta cuando existe afectación de la segunda motoneurona (motoneurona inferior). Pueden ser reversibles. También se presenta como complicación del encamamiento o inmovilizaciones prolongadas. (2,3,10,11,12,14)

- Alteraciones troncoencefálicas: son frecuentes y de aparición precoz, puede tratarse de:

  • Deglución alterada en la EM evolucionada.
  • Diplopia por  interrupción del trayecto del nervio oculomotor (VI par).
  • Vértigo
  • Neuralgia del trigémino y debilidad facial.
  • Oftalmoplejía internuclear,  lo más frecuentes por afectación del fascículo longitudinal interno. En la exploración se observa que cuando ambos ojos giran hacia la izquierda, el ojo derecho se retrasa, y cuando lo hacen hacia la derecha es el ojo izquierdo quien se retrasa aunque en menor medida y existe nistagmo asociado. Sin embargo, se conserva la convergencia. Es un signo clásico de la EM.
  • Disartria (trastorno no afásico de la palabra). (2,3,10,11,12,14)

- Trastorno psicológico:

  • Desordenes afectivos.
  • Trastornos cognoscitivos y de adaptación sociofamiliar.
  • Depresión (síntoma inicial en el 5% de los casos).
  • Euforia-disforia. (2,3,10,11,12,14)

-Dolor: está presente por toda la clínica descrita anteriormente. (2,3,10,11,12,14)

Hidroterapia en Esclerosis Múltiple

Como se ha venido citando anteriormente, el tratamiento rehabilitador y sintomático es muy importante para mejora de la calidad de vida de los pacientes de Esclerosis Múltiple; dentro de las técnicas que se pueden utilizar en fisioterapia, la hidroterapia es una de las mejor acogidas por los enfermos afectos, por lo que conocer sus beneficios y cómo trabajar con los pacientes es de vital importancia.

La hidroterapia consiste en el empleo del agua como agente terapéutico, y utiliza sus características químicas, mecánicas y térmicas para contribuir al alivio y mejora de diversos síntomas, como la espasticidad, el dolor y las alteraciones del equilibrio. (1,2,3)

Se ha demostrado que la hidroterapia provoca una mejora en la motricidad, aumento de la fuerza muscular, incremento de la calidad de la marcha, mejora del equilibrio, coordinación y propiocepción, disminución de la fatiga y reducción del dolor, de los reflejos miotáticos y de la espasticidad muscular. Además, aporta grandes beneficios a nivel psicológico y facilita la autoconfianza y las relaciones interpersonales, todo ello, conlleva un aumento de la calidad de vida de los pacientes afectos de EM. (1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12,13,14,15,16,17,18,19,20,21,22,23)

Objetivos de la Hidroterapia en Esclerosis Múltiple

Los objetivos que se persiguen con la actividad acuática adaptada en la EM son:

  • Mantener y/o mejorar la capacidad funcional y autonomía personal.
  • Mantener las amplitudes articulares y evitar la atrofia muscular.
  • Establecer hábitos de salud a partir de la práctica deportiva.
  • Influir positivamente en la evolución de los síntomas de la enfermedad.
  • Mejorar las condiciones biopsicosociales de la persona afectada.
  • Normalizar el deporte en el medio acuático para las personas afectadas de EM. (1,2,3,15)

Efectos fisiológico de la Hidroterapia 

Los efectos fisiológicos que produce el agua en el organismo son los siguientes:

  • Aparato respiratorio: efectos broncodilatadores y mejora del trofismo de la mucosa de revestimiento del árbol bronquial.
  • Sistema nervioso: disminución del tono muscular, sedación, disminución del dolor, somnolencia, relajación mejorando los estados de insomnio y aumento de la capacidad de resistencia.
  • Reacciones cardiovasculares: la hidroterapia mejora la circulación sanguínea debido a que la presión hidrostática provoca una respuesta en los vasos sanguíneos, produciendo una dilatación en ellos y aumentando el riego sanguíneo periférico, y por tanto, mejorando el retorno venoso en los miembros inferiores.
  • Efectos en la masa muscular: en aplicaciones prolongadas, disminuye la excitabilidad y facilita la contracción activa, combatiendo la contractura y la fatiga muscular. (1,2,3,15,19)

Programa de hidroterapia en EM

El motivo de elegir como técnica rehabilitadora el medio acuático, es porque las personas con problemas motores ven facilitadas sus capacidades en el agua, debido a la fuerza de empuje y de flotación  que ésta tiene. En función de la inmersión, puede reducirse hasta el 90% del peso corporal (si es hasta el cuello), facilitando la movilidad. Esto es especialmente interesante en pacientes con una gran debilidad muscular en MMII y dificultades para la marcha. También es importante destacar, la resistencia que se genera en el agua, ya que es especialmente interesante para trabajar la fuerza muscular. (1)

Así mismo, el agua aporta una relajación muscular, provocando un efecto analgésico y aumentando la elasticidad del tejido periarticular, favoreciendo de este modo un aumento de los rangos articulares. (1)

Se considera que la hidroterapia es ideal para el comienzo de la rehabilitación y que posteriormente se puede seguir con el tratamiento cinesiterápico habitual, incrementando progresivamente, las exigencias físicas. (1,15)

Todos los pacientes de EM podrán beneficiarse de la hidroterapia, pero existen contraindicaciones si se da los siguientes casos: procesos infecciosos, fiebre, alteraciones en la termorregulación, incontinencia urinaria/fecal severa, patologías cardio-vasculares/respiratorias graves, hipotensión, úlceras, disfagia moderada-severa, miedo al medio acuático y alteración cognitiva grave. (1,8)

Antes de empezar el tratamiento, será indispensable una valoración fisioterápica global e individualizada, para establecer los objetivos a seguir. (1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12,13,14,15,16,17,18,19,20,21,22,23)

La duración de las sesiones será entre los 45-60 minutos con una frecuencia de 2-3 días por semana.

Para comenzar el tratamiento hidroterápico deberemos conseguir una temperatura del agua que ronde entre los 28-32ºC. (1,4,14,15,16,17,18)

Un ejemplo de programa de hidroterapia, es el siguiente, aunque se puede variar en función de las necesidades de cada paciente;  se puede estructurar de la siguiente manera:

  • Ejercicios de flotación asistida (en las primeras sesiones), para que el paciente se familiarice con el medio acuático
  • Calentamiento mediante ejercicios aeróbicos suaves (pequeños saltos, movilidad global,…)

Figura 3: Ejercicios de flotación (www.esclerosismultipleeuskadi.org)

  • Ejercicios de movimiento pasivo, activo-asistido o activo de todos los rangos articulares.
  • Ejercicios de potenciación muscular de las cuatro extremidades, inicialmente en flotación, y aumentando la resistencia primero en bipedestación y luego con material de flotación (flotadores de corcho, “churros de piscina”,…)
  • Ejercicios de coordinación y equilibrio en bipedestación.
  • Ejercicios de reeducación de la marcha: enseñanza de los patrones motores.
  • Natación al estilo libre al final de la sesión (si es posible).
  • Fase de recuperación, con posiciones de relajación, ejercicios respiratorios y estiramientos, para disminuir la espasticidad y la sensación de fatiga.
  • Relajación y recuperación muscular tras el esfuerzo: baños de 5-10 minutos en piscina de agua fría (18ºC) (1,4,14,15,16,17,18)

Figura 4-5: Ejercicios de reeducación de la marcha y potenciación muscular (www.esclerosismultipleeuskadi.org)

Conclusiones 

  1. La hidroterapia como técnica rehabilitadora para los pacientes de Esclerosis Múltiple es muy beneficiosa ya que mejora su calidad de vida considerablemente, aportándoles beneficios psicológicos y una mayor interacción social.
  2. La hidroterapia mejora las funciones motoras, así como la fuerza muscular y el equilibrio, de esta manera los pacientes de Esclerosis Múltiple consiguen una mayor independencia y autonomía.
  3. La hidroterapia aporta grandes beneficios en los patrones de la marcha de estos pacientes.
  4. La terapia acuática no aumenta la fatiga de los enfermos e incluso, puede llegar a mejorársela.
  5. La hidroterapia disminuye el dolor y la espasticidad característica de la Esclerosis Múltiple, mejorando el rango de movimiento de estos enfermos.
  6. No existe consenso en cuanto al tipo de ejercicio, número de sesiones y temperatura del agua necesaria, aunque de este último aspecto se recomienda entre los 24-34ºC.
  7. Habrá que seguir investigando hasta llegar a un consenso en las pautas a seguir para un programa de terapia acuática idóneo para este tipo de pacientes, aunque siempre modificables en función de los aspectos clínicos que presente cada paciente.

Referencias 

  1. Pariser G, Madras D, Weiss E. Outcomes of an aquatic exercise program including aerobic capacity, lactate threshold, and fatigue in two individuals with multiple sclerosis. J Neurol Phys Ther. 2006; 30(2):82-90.
  2. Terré-Boliart R. Tratamiento rehabilitador en la esclerosis múltiple. Rev Neurol.  2007; 44(7):426-31.
  3. Souza C, Fernandes E, Regina S. Effects of aquatic exercises in a rat model of brainstem demyelination with ethidium bromide on the beam walking test. Arq Neuropsiquiatr. 2009; 67(3-A):652-6.
  4. Arroyo-Morales M, Castro-Sánchez A, Matarán-Peñarrocha G, Lara-Palomo I, Saavedra-Hernández M, Moreno-Lorenzo M, Moreno-Lorenzo C. Hydrotherapy for the Treatment of Pain in People with Multiple Sclerosis: A Randomized Controlled Trial. Evid Based Complement Alternat Med. 2011.
  5. López - Chicharro J, López- Mojares L. Fisiología clínica del ejercicio. 1ª ed. Madrid. Medica Panamericana SA. 2008; 11: 171.
  6. Murray T, Holland N, Corona- Vázquez T, Frías de Thomas P, Reingold S. Esclerosis múltiple: guía práctica para el recién diagnosticado. 1ª ed. New York. Demos. 2002; 1: 1-10.
  7. Anaya J, Shoenfeld Y, Correa P, García - Carrasco M, Cervera R. Autoinmunidad y enfermedad autoinmune. 1ª ed. Medellin. Corporación para investigaciones biológicas. 2005; 28: 363-70.
  8. Edlich R, Buschbacher R, Cox M, Long W, Winters K, Becker D. Strategies to reduce hyperthermia in ambulatory multiple sclerosis patients. J Long Term Eff Med Implants. 2004; 14(6):467-479.
  9. Coco M, Maugeri A, Perciavalle V. Effects induced by swim on a patiente with multiple sclerosis. Case report. Acta Medica Mediterranea. 2006; 22(2):85-92.
  10. Luis - Felipe A. El Shahili González . Psicología Clínica. Trastornos neurológicos, hormonales y psicológicos. 1ª ed. León (México). Universidad de Guanajuato. 2010; 1: 26-8.
  11. Perez- Santana J. Manual de Fisioterapia. Modulo II. Neurologia, Pediatria Y Fisoterapia Respiratoria. 1 ed. Alcalá de Guadaira (Sevilla). MAD SL.2004; 34:153-66
  12. Editorial MAD editor. Diplomado en Enfermería/ATS Del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia Volumen 3.Tratamiento fisioterapéutico en esclerosis múltiple: a propósito de un caso clínico. Madrid. MAD SL. 2004; 1: 479-80
  13. Veenstra J, Brasile F, Stewart M. Perceived benefits of aquatic therapy for multiple sclerosis participants. Am J Recreation Ther. 2003; 2(1):33-48.
  14. Loyola - Sanmillán G, Santoyo - Medina C, Sánchez-Pous S, Fábregas- Xaudaró D, Janer - Cabo M. Adapted aquatic activity in interdisciplinary rehabilitation treatment. Rev Iberoam Fisioter Kinesiol. 2008; 11(1):3-10
  15. Zamparo P, Pagliaro P. The energy cost of level walking before and after hydro-kinesi therapy in patients with spastic paresis. Scand J Med Sci Sports.1998;2:222-8.
  16. Peterson C. Exercise in 94 degrees F water for a patient with multiple sclerosis. Phys Ther. 2001; 81(4):1049-58.
  17. Salem Y, Scott A, Karpatkin H, Concert G, Haller L, Kaminsky E, Weisbrot R, Spatz E. Community-based group aquatic programme for individuals with multiple sclerosis: a pilot study. Disabil Rehabil 2010; 33(9):720-728.
  18. Salem Y, Scott A, Belobravka V, Harvey A, Prudent P, Clifford F, et al. Effects of an aquatic exercise program on functional mobility in individuals with multiple sclerosis: a community-based study. J Aquatic Phys Ther. 2010; 18(1):22-32.
  19. Vásquez G. Hidroterapia: “Rehabilitación en el agua”. Revista Científica CK. 2006. 21(3): 19-26.
  20. Broach E, Dattilo J. Effects of aquatic therapy on adults with multiple sclerosis. Ther Recreation J. 2001; 35(2):141-54.
  21. Roehrs T, Karst GM. Effects of an aquatics exercise program on quality of life measures for individuals with progressive multiple sclerosis. Neurol Phys Ther. 2004; 28(2):63-71.
  22. Broach E, Dattilo J, McKenney A. Effects of aquatic therapy on perceived fun or enjoyment experiences of participants with multiple sclerosis. Ther Recreation J. 2007; 41(3):179-200.
  23. Rafeeyan Z, Azarbarzin M, Moosa F, Hasanzadeh A. Effect of aquatic exercise on the multiple sclerosis patients' quality of life. Iran J Nurs Midwifery Res. 2010; 15(1):43-47.

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar

Haz clic para ver artículos del blog de FisioScience

Autor