Efecto inmediato del deslizamiento C0-C1 sobre la ATM (estudio)

Efecto inmediato del deslizamiento C0-C1 sobre la ATM (estudio)
arriba
Me gusta
1500
22
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Dada la alta incidencia de trastornos temporomandibulares y de los efectos positivos demostrados en anteriores estudios en los que aplicando diferentes técnicas (manipulación osteopáticas, técnicas de energía muscular,...) en la región cervical alta se consiguen mejorar los síntomas en la ATM,  a continuación se presenta un resumen de un estudio piloto que se llevó a cabo en la Universidad de Zaragoza para demostrar cuál es el efecto de realizar un deslizamiento de C0 respecto C1 sobre la ATM.

Epidemiología de los Trastornos Temporomandibulares

Los trastornos temporomandibulares (TTM)  se caracterizan por el dolor en los músculos de la masticación y/o en la articulación temporomandibular (1). Se puede presentar un dolor continuo, un dolor a la palpación y/o dolor a la función. Los síntomas que con frecuencia acompañan al dolor son sonidos articulares (“clic” o crepitación)  y limitaciones o desviación en apertura de la mandíbula. Los subtipos más comunes de TTM  son el dolor miofascial y la artralgia, seguidos  por desplazamientos del disco(2).

Sobre el  60 - 70 % de la población tiene por lo menos un signo de los TTM. Sin embargo, únicamente uno de cada cuatro es consciente. Por otra parte, sólo alrededor del 5% de los afectados busca tratamiento, de los cuales la  mayoría son mujeres  (4:1 ) (3).  Estos TTM pueden ocurrir a cualquier edad, no obstante se producen mayormente en personas jóvenes.

La cervicalgia es un problema muy frecuente, con una prevalencia puntual del 13 % y una prevalencia a lo largo de la vida del 70 %. Algunos autores cifran que la prevalencia anual de dolor cervical oscila entre el 12,1 y el 45,8 % de la población. Esta elevada prevalencia puede ser debida, entre otras, al alto índice de recaídas que se producen en el dolor cervical que, según autores, se sitúa alrededor del 25 % de los casos (4).

Los TTM también están relacionados con el trastorno de la región cervical. Mansilla-Ferragut y et  cols. hacen referencia a la existencia de la conexión funcional entre el sistema motor de la mandíbula (nervio trigémino) y el sistema motor cervical. (5) El nervio trigémino transporta la mayor parte de información sensorial de la cara, la conjuntiva, cavidad oral, así como la inervación motora de los músculos responsables de la masticación. Los estímulos propioceptivos y nociceptivos de las ramas posteriores de los primeros tres nervios cervicales con ramas del nervio trigémino permiten una coordinación neuromuscular precisa. (5-8)

Las alteraciones de la posición de la cabeza y del cuello provocan una disfunción de los movimientos mandibulares, por lo que la mandíbula y los movimientos cervicales deben ser equilibrados para aumentar la eficacia funcional (9). Los pacientes con disfunciones de la columna cervical pueden presentar dolor y  disfunción en la región mandibular y facial (10-12). De hecho la mayor prevalencia de TTM se halla en pacientes con disfunciones en el raquis cervical, especialmente del raquis cervical alto (occipital-atlas) (13), cuya disfunción condiciona o provoca una alteración biomecánica de la ATM (15).

Es importante la exploración y evaluación del raquis cervical en pacientes con alteraciones de la estructura facial, ya que en ocasiones la disfunción cervical es asintomática (16). Respecto al tratamiento del trastorno craneomandibular, se ha estudiado la efectividad del tratamiento postural y la terapia manual combinada con un programa de ejercicios (17,18). Concretamente, en cuanto a la amplitud articular de la ATM, en estudios previos (19-20) se aplicaron técnicas sobre la musculatura masticatoria para ver su efecto en la apertura de la boca. Aunque los autores resaltan la importancia del tratamiento de la región cervical en pacientes con alteraciones craneomandibulares (21-22), actualmente se está intentando valorar el efecto en la amplitud de la ATM al aplicar una técnica concreta del raquis cervical (23-25).

Objetivos del estudio

El objetivo del estudio es evaluar los efectos inmediatos producidos  al realizar un deslizamiento articular dorsal en C0-C1, sobre la apertura, deslizamiento lateral de la boca y ángulo de cabeza adelantada.

Atendiendo a los efectos neurofisiológicos del trabajo en terapia manual ortopédica concepto Kalterborn - Evjenth, con los consecuentes efectos de disminución del dolor y relajación muscular (26,27)  y  aumento  de  la  movilidad  articular segmentaria,  proponemos la hipótesis en que realizando un deslizamiento articular dorsal de C0- C1 obtenemos mejoras en la movilidad articular de la articulación temporomandibular y en la posición de la cabeza.

Procedimiento de la investigación

Para este estudio se hizo una selección de 14 pacientes que cumplían los criterios de inclusión (tener entre 18-50años, haber leído el folleto informativo y firmado el consentimiento informado y ser sujetos asintomáticos).

Se hicieron dos grupos: uno experimental (en el cual se realizaba la técnica de deslizamiento) y otro control en el que se tomaron las medidas pero simplemente el fisioterapeuta de quedó en la cabecera de la camilla sin realizar el deslizamiento.

Las mediciones se realizaron antes y después de la aplicación de la técnica y fueron: apertura de la boca y deslizamiento lateral medidas con un calibre y medición del ángulo de cabeza adelantada mediante una fotografía en plano sagital que posteriormente nos daría el ángulo gracias al análisis con un software  de gestión y análisis de vídeos y fotos deportivas.

La técnica utilizada fue un deslizamiento dorsal de C0 respecto C1 mantenida durante 30 segundos de forma unilateral según el concepto Kaltenborn-Evjent.

Descripción de la técnica

El terapeuta se coloca en el cabecero de la camilla. Con tomas muy precisas, usando el borde radial del segundo dedo de una de las manos del terapeuta estabiliza la lámina y la apófisis transversa de C-1 y con la otra mano se coloca sobre uno de los lados de la cabeza del paciente llegando a contactar con el occipital, con el hombro del terapeuta del lado contra lateral moviliza el cóndilo articular de C-0.

 En esta posición se aplica un deslizamiento dorsal mantenido grado III, primero sobre uno de los cóndilos occipitales del paciente y después sobre el otro.

Resultados de la investigación

El grupo control presenta antes del tratamiento:

  • Una media en la apertura de la boca de 47,46 mm
  • Una desviación lateral izquierda de 0,98 cm
  • Una desviación lateral derecha de 0,94 cm
  • Un ángulo  craneovertebral de 46,40 grados antes del tratamiento

Después del tratamiento:

  • Apertura de la boca de 47,20 mm
  • Una desviación lateral izquierda de 0.94 cm
  • Una desviación lateral derecha de 0,88 cm
  • Ángulo craneovertebral de 46,20 grados

El grupo experimental presenta antes del tratamiento:

  • Media en la apertura de la boca de 47,28 mm
  • Una desviación lateral izquierda de 0,73 cm
  • Una desviación lateral derecha de 0,72 cm
  • Ángulo  craneovertebral de 50,89 grados

Después del tratamiento:

  • Media en la apertura de la boca de 47,41 mm
  • Una desviación lateral izquierda de 0,84 cm
  • Una desviación lateral derecha de 0,78 cm
  • Ángulo craneovertebral de 52,89 grados

Discusión de los resultados

En trabajos relacionados como el descrito por Mansila-Ferragut et cols “Immediate effects of atlanto-occipital joint manipulation on active mouth opening and pressure pain sensitivity in women with mechanical neck pain” utilizaron una muestra de 52 pacientesEn dicho trabajo obtienen un incremento medio de 3,2 mm +/- 4,1mm en la apertura vertical activa tras una manipulación osteopática de C0 –C1 y también  obtiene un aumento en el umbral del  dolor a la presión en 0,07 Kg/cm2 +/-  0,4. (5)

Rodríguez C. comprobó en pacientes sin alteraciones de la ATM que tras la aplicación de la técnica de músculo energía sobre los músculos del cierre mandibular obtenía una ganancia de 1,9367 mm, frente a los 0,1667 mm que obtuvo en el grupo al cual aplicó la técnica de tensión/contratensión según L.Jones. (28). Esto nos hace pensar en la posibilidad de ampliar nuestro estudio hacia técnicas de terapia manual ortopédica de relajación muscular para obtener resultados de mejora articular mandibular.

Encontramos que la cantidad de sujetos asintomáticos obtenidos para el estudio sea insuficiente para llegar a encontrar alguna diferencia significativa y es  posible que el tiempo elegido (30 segundos) por cada lado de la articulación C0-C1 sea insuficiente para lograr un efecto inmediato en sujetos asintomáticos.

Conclusión

Aunque existe una diferencia significativa en varios de los movimientos estudiados, no encontramos ninguna diferencia significativa relevante que relacione un efecto inmediato de la movilización a dorsal del nivel vertebral C0-C1 con respecto a los movimientos mandibulares ni al ángulo cráneovertebral.

Se necesitan investigaciones futuras que incluyan muestras de mayor tamaño y pacientes que sufran restricción en la movilidad.

Bibliografía

  1. Antoon de Laat. Temporomandibular Disorders as a source of orofacial pain. Cluster Oral Physiology, Dept. Oral and Maxillofacial Surgery, School of Dentistry, Catholic University Leuven, Leuven, Belgium
  2. L. LeResche. Epidemiology of Temporomandibular Disorders: Implications for the Investigation of Etiologic Factors. CritRevOralBioMed 1997;8(3):291-305
  3. George Dimitroulis. Temporomandibular disorders: a clinical update . BMJ. 1998; 317-190
  4. R. Lomas Vega, M.ªC. López RuizEstabilometría y calidad de vida en las algias vertebrales. Un estudio transversal  analítico. Fisioterapia 2005;27:129-37
  5. Pilar Mansilla-Ferragut, DO, et al. Immediate effects of atlanto-occipital joint manipulation on active mouth opening and pressure pain sensitivity in women with mechanical neck pain. Journal of Manipulative & Physiological Therapeutics. 2009; 32 (2) , 101 - 106
  6. Vasconcelos BCE, Silva EDO, Kelner N, Miranda KS, Silva AFC. Meios de  Diagnóstico  das  Desordens  Temporomandibulares . Rev  Cir  Traumat Buco-Maxilo-Facial 2002;1(2):49-57.
  7. Garcia  AR,  Souza  V. Rev da APCD. Desordens  temporomandibulares:  causa  de  dor  de cabeça e limitaçao da funçao mandibular  1998;52(6):480.
  8. Clark GT, Green EM, Dorman MR, Flack VI. Craniocervical dysfunction level  in  a patient  sample  for  a  temporomandibular  joint  clinic. 1987; 115:251-256.
  9. Lilian Gerdi Kittel Ries, Fausto Bérzin. Cervical pain in individuals with and without temporomandibular disorders. .
  10. De  Wijer  A,  de  Leeuw  JR,  Steenks  MH,  Bosman  F.DeTemporomandibular and cervical  spine  disorders:  self  reported  signs  and  symptoms Spine. 1996; 21:1638-1646.
  11. Makela M, Heliovaara M, Sievers  LK,  Impivaara O, Knett P, Aromaa  A.. Am J Epidemi.Prevalence, determinants and consequences of chronic neck pain in Finland o 1991; 134: 1356-67.
  12. Research    diagnostic    criteria    for temporomandibular     disorders:     review,     criteria,     examinations     and specifications, critique Dworkin    SF,     LeRescheCraniomandib disord 1992; 6:301-355.
  13. Epidemiology  of  temporomandibular  disorders:  implications for the investigations of etiologic factors LeResche  L. Crit rev Oral Biol Med 1997;8:291-305.
  14. The  prevalence  and treatment needs of subjects with temporomandibular disorders Schiffman  E,  Fricton  JR,  Haley  D,  Shapiro  BL.  . J Amer Dent Assoc 1989; 120:295-304.
  15. A  longitudinal  epidemiologic study of signs and symptoms of temporomandibular disorters from 15 to 35 years of age Magnusson  T,  Egermark  I,  Carlsson  GE.  . J Orofac Pain 2000 Fall;14(4):310-9
  16. Biomechanical  relationship  of    cranial,  cervical  and  hyoid regions Rocabado  M. J Craniomand Pract 1983;1:61-66.
  17. Orofacial pains, classification,    diagnosis,    management Bell  WE.  Pains  of  muscle  origins.  In:  Bell  WE  ed.  .    Chicago    Yearbooks    Medical Publishers 1985; 141-181.
  18. Concurrent  cervical  and craniofacial pain. A review of empiric and basic science evidence Browne  PA,  Clark  GT,  Kuboki  T,  Adachi  NY.  . Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 1998; 86:633-640.
  19. Association  of  neck  pain  with symptoms of temporomandibular dysfunction in the general adult population Ciancaglini  R,  Testa  M,  Radaelly  G.  . Scand J Rehab Med 1999;31:17-22.
  20. Symptoms of the cervical spine in temporomandibular and cervical spine disorders De Wijer A, Steenks MH, De Leew JR, Bosman F, Helders P.. J Oral Rehabil 1996;23:742-750.
  21. McNeill   C. Temporomandibular Disorders:  Guidelines  for  Classification,  Assessment,  and  Management   Epidemiology.   In:   McNeil   C,   ed.   .  2nd  ed. Chicago, III: Quintessence Publishing Co; 1993:19-22.
  22. Garcia  AR,  Souza  V. Desordens  temporomandibulares:  causa  de  dor  de cabeça e limitaçao da funçao mandibular   . Rev da APCD 1998;52(6):480.
  23. La Touche R, Fernández-de-las-Peñas C, Fernández-Carnero J, Escalante K, Angulo-Díaz-Parreño S, Paris-Alemany A, Cleland JA.The effects of manual therapy and exercise directed at the cervical spine on pain and pressure pain sensitivity in patients with myofascial temporomandibular disorders.J Oral Rehabil. 2009 Sep;36(9):644-52.
  24. Oliveira-Campelo NM, Rubens-Rebelatto J, Martí N-Vallejo FJ, Alburquerque-Sendí N F, Fernández-de-Las-Peñas C.The immediate effects of atlanto occipital joint manipulation and suboccipital muscle inhibition technique on active mouth opening and pressure pain sensitivity over latent myofascial trigger points in the masticatory muscles.J Orthop Sports Phys Ther. 2010 May;40(5):310-7
  25. Fernández-de-las-Peñas C, Pérez-de-Heredia M, Brea-Rivero M, Miangolarra-Page JC.. Immediate effects on pressure pain threshold following a single cervical spine manipulation in healthy subjects.J Orthop Sports Phys Ther. 2007 Jun;37(6):325-
  26. De  Laat  A,  Meuleman  H,  Stevens  A,  Verbeke  G.Correlation  between cervical   spine   and   temporomandibular   disorders . Clin   Oral   Investig 1998;2:54-57.
  27. Freddy Kaltenborn. Movilización manual de las articulaciones Vol. II. Columna.  ed. OMT España.
  28. Changes in  active  mouth  opening  following  a  single  treatment  of  latent  myofascial trigger  points  in  the  masseter  muscle  involving  post-isometric  relaxation  or strain/counter-strain Rodríguez-Blanco  C,  Fernández-de-las-Peñas  C,  Hernández-Xumet  JE,Peña-Algaba  C,  Fernández-Rabadán  M,  Lillo-de-la-Quintana  MC.

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar

Haz clic para ver artículos del blog de FisioScience

Autor