Cervicalgía y hombro. ¿Puede afectar el hombro a mi dolor cervical? Incluso, ¿Puede esto afectar a mi ATM?

Cervicalgía y hombro. ¿Puede afectar el hombro a mi dolor cervical? Incluso, ¿Puede esto afectar a mi ATM?
9942
39
2
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El dolor de cuello es común en la población adulta, con una prevalencia entre el 30 y el 50% mostrando una incidencia de entre 146 y 213 pacientes por año de entre cada 1000. Además, los desórdenes cervicales pueden ser la causa del dolor y de desórdenes en estructuras a distancia.

La mitad de pacientes con dolor de cuello, muestran síntomas crónicos de larga duración. El gasto económico que provoca el dolor de cuello es solo superado por el dolor lumbar en los costes compensatorios provocados a lo largo de un año. Aunque es complicado concluir la naturaleza del dolor del cuello, está claro que es algo multifactorial, con contribución física y psicosocial (1).

¿Qué relación tiene el dolor de cuello con el hombro?

Lo que comúnmente conocemos como hombro, solo se corresponde a una parte del mismo. El hombro, es un complejo articular, compuesto por articulaciones verdaderas y “pseudo-articulaciones”. En los movimientos del hombro, la escapula, se mueve de manera coordinada con el húmero para conseguir mayor amplitud de movimiento sin perder la estabilidad (2).

Algunos músculos el trapecio y el elevador de la escápula, unen la escápula con la columna cervical, y parece ser que aquí se encuentra la relación directa entre los movimientos del hombro, su estabilidad y la columna cervical.

Así, el año 2007 Van Dillen et al (3), realizaron un experimento en 46 pacientes que sufrían dolor de cuello. Simplemente comprobaron que, en una posición de reposo, cuando los pacientes realizaban rotaciones hacia los lados con la cabeza, sus síntomas se agravaban. Sin embargo, entre un 76% y un 82% de los participantes, mejoraban sus síntomas cuando el examinador pasivamente ascendía sus escápulas.

Unos años más tarde, este experimento se volvió a realizar por otros investigadores, Sung-min Ha et al (4), con una mejor metodología y con más valoraciones. Así los investigadores posicionaron todas las escapulas de igual manera utilizando un nivelador.

Tras este experimento, obtuvieron que el dolor se reducía significativamente, la propiocepción mejoraba y aumentaba el rango articular.

En definitiva, parece que en las personas que sufren dolor de cuello, el simple hecho de elevar pasivamente sus escápulas consigue mejorar los síntomas, la propiocepción y el rango articular. Sin ninguna duda, los músculos escápulo-cervicales, parecen tener una relación directa con el dolor cervical.

Siguiendo esta relación de la escápula y el dolor cervical en el año 2012, un grupo de investigadores australianos, Evgeniya Zakharova-Luneva et al (5), deciden valorar el comportamiento del trapecio electromiográficamente en personas con dolor de cuello.

Para nuestra sorpresa, casualmente la porción que muestra mayor actividad es la inferior, lo cual puede concordar con la activación de puntos gatillo del trapecio superior y en consecuencia una mayor actividad del trapecio inferior en los movimientos de la extremidad superior. Este exceso de actividad del trapecio inferior demuestra que los pacientes que sufren dolor de cuello sufren una alteración en el control motor de la escápula. Quizás el origen pueda ser no solo la activación de puntos gatillo en el trapecio superior, sino la pérdida de coordinación motora del resto de músculos escapulares (5).

Otro grupo de investigadores, en este caso coreanos, Su-Rim Kim et al (6), evaluaron si las asimetrías escapulares se correlacionaban con la cervicalgia. En la conclusión de su investigación remarcan que una asimetría entre ambas escápulas indicaba un desequilibrio muscular y esto era un factor de riesgo para padecer cervicalgia.

Sin embargo, en una revisión sistemática llevada a cabo por Birgit Castelein et al (7), sobre las diferentes mediciones electromiográficas a la musculatura escapular en pacientes con dolor idiopático de cuello, no encuentran diferencias claras y significativas en la actividad muscular de la población con dolor de cuello y la población sana, en músculos como el trapecio. No obstante, afirman que es posible que la activación tardía del serrato anterior esté relacionada con el dolor de cuello y el desequilibrio escapular.

 

Este músculo es uno de los principales músculos estabilizadores de la escápula (2).

La musculatura escapular puede ser causante del trastorno cervical, pero ¿es posible que la musculatura cervical provoque disfunción escapular?

Un grupo de investigadores canadienses, Mahboobeh Zabihhosseinian et al (8), han realizado una investigación tratando precisamente esta cuestión.

Ellos, tras haber fatigado la musculatura cervical, han probado a realizar tareas con la extremidad superior. Así, concluyeron que la fatiga de la musculatura cervical alteraba el control escapular aumentando la posibilidad de desarrollar síntomas clínicos las personas con dolor subclínico de cuello.

Tratamiento manual para las cervicalgias 

Al momento de tratar una cervicalgia con terapia manual, se deben tener en cuenta ciertas estructuras como la cabeza, el cuello, el esternón, las escapulas, la clavícula y las primeras costillas.

Partiendo de este punto, se debe realizar una exploración exhaustiva del complejo articular antes mencionado, para que de esta manera el tratamiento que se aplique, sea realizado de manera específica en la zona con mayor limitación de la movilidad.

Todo esto con la finalidad de mejorar la amplitud articular, disminuir el dolor y molestias de la zona, balancear todas las estructuras comprometidas y brindarle el confort necesario al paciente.

¿Se pueden entrenar los músculos escapulares para conseguir mejoría?

La literatura nos demuestra, que el entrenamiento de los músculos escapulares, no solo mejora la función muscular, sino que además tiene efectos inmediatos sobre el dolor y la propiocepción, mejorando incluso al realineamiento realizado de forma pasiva (9–11).

En definitiva, el entrenamiento de los músculos escapulares es más que recomendable para los pacientes que sufren dolor cervical, ya que es posible conseguir grandes cambios y una buena adaptación.

Retracción escapular - Concepto, importancia, ejercicios 

Este movimiento es muy importante para mantener la activación de músculos que a veces tenemos olvidados. La retracción escapular consiste en el acercamiento de las escapulas hacia la línea media de la columna vertebral.

Existen diversos movimientos escapulares que son necesarios para la correcta movilidad de la articulación tanto escapulotorácica como la escapulohumeral.

Diversos músculos se encuentran posicionados y preparados para realizar la retracción escapular, como los músculos romboides tanto mayor y menor y el trapecio con sus fibras medias. Cuando existen déficit en estos músculos, el movimiento no será el mas adecuado y los músculos podrían perder su memoria muscular por no activarlos correctamente.

¿Puede todo este trastorno llegar a influir en mi ATM?

La columna cervical se encarga de orientar la cabeza en el espacio. Además, en este mismo sentido, la musculatura craneocervical, se activa en los movimientos mandibulares para así conseguir una mayor eficiencia energética. Por tanto, amplia es la evidencia que demuestra la correlación entre disfunción temporomandibular consecuencia de una disfunción cervical. Además, estudios epidemiológicos revelan que personas con dolor de cuello reportan dolor en más zonas entre las que se encuentra la ATM (1).

Objetivo terapéuticos de la ATM 

Estos objetivos se plantearán acorde a las necesidades que presente el participante, y de la integridad de la articulación y los tejidos adyacentes a ella.

Esto con la finalidad de que el participante logre realizar actividades tan importantes como la masticación, el habla y el dormir, sin tener ninguna molestia o dolor. Para ir disminuyendo la sintomatología con la que ingreso a terapia o limitación del movimiento y evitar que esta lesión se extienda hacia otras estructuras cercanas.

Por eso, en este vídeo te explicaremos acerca de los beneficios de objetivar bien las necesidades del participante, con la finalidad de abordar los síntomas característicos de alguna alteración en la articulación temporomandibular.

Conclusiones

Podemos concluir que:

  • La columna cervical y el hombro están claramente conectados.
  • La escápula y su mala estabilización pueden provocar trastornos dolorosos cervicales.
  • De la manera contraria, el exceso de carga de los músculos del cuello puede provocar una alteración en el control de la musculatura escapular.
  • La fisioterapia tiene cada vez más cabida en este tipo de trastornos y no debemos dudar en acudir a un fisioterapeuta especializado.

Referencias Bibliografícas

1.        Muñoz-García D, Gil-Martínez A, López-López A, Lopez-De-Uralde-Villanueva I, La Touche R, Fernández-Carnero J. Chronic Neck Pain and Cervico-Craniofacial Pain Patients Express Similar Levels of Neck Pain-Related Disability, Pain Catastrophizing, and Cervical Range of Motion. Pain Res Treat. 2016;2016.

2.        Kapandji A.I. Fisiología articular. Miembro superior. MADRID: Médica Panamericana; 2007.

3.        Dillen LR Van, Mcdonnell MK, Susco TM, Sahrmann SA. The Immediate Effect of Passive Scapular Elevation on Symptoms With Active Neck Rotation in Patients With Neck Pain. 2007;23(8):641–7.

4.        Ha S min, Kwon O yun, Yi C hwi, Jeon H seon, Lee W hwee. Effects of passive correction of scapular position on pain, proprioception, and range of motion in neck-pain patients with bilateral scapular downward-rotation syndrome. Man Ther . 2011;16(6):585–9.

5.        Zakharova-Luneva E, Jull G, Johnston V, O’Leary S. Altered trapezius muscle behavior in individuals with neck pain and clinical signs of scapular dysfunction. J Manipulative Physiol Ther  2012;35(5):346–53.

6.        Kim S-R, Kang M-H, Bahng S-Y, An J-K, Lee J-Y, Park S-Y, et al. Correlation among scapular asymmetry, neck pain, and neck disability index (NDI) in young women with slight neck pain. J Phys Ther Sci. 2016;28(5):1508–10.

7.        Castelein B, Cools A, Bostyn E, Delemarre J, Lemahieu T, Cagnie B. Analysis of scapular muscle EMG activity in patients with idiopathic neck pain: A systematic review. J Electromyogr Kinesiol. 2015;25(2):371–86.

8.        Zabihhosseinian M, Holmes MWR, Howarth S, Ferguson B, Murphy B. Neck muscle fatigue differentially alters scapular and humeral kinematics during humeral elevation in subclinical neck pain participants versus healthy controls. J Electromyogr Kinesiol. 2017;33:73–82.

9.        Lluch E, Arguisuelas MD, Quesada OC, Noguera EM, Puchades MP, Pérez Rodríguez JA, et al. Immediate effects of active versus passive scapular correction on pain and pressure pain threshold in patients with chronic neck pain. J Manipulative Physiol Ther. 2014;37(9):660–6.

10.     Silva P, Lott R, Wickrama K a S, Mota J, Welk G. Neck and Scapula-focused Exercise Training on Patients with Non-Specific Neck Pain: A Randomized Controlled Trial. Psychosoci. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2011;32:1–44.

11.     Cagnie B, Struyf F, Cools A, Castelein B, Danneels L, O’leary S. The Relevance of Scapular Dysfunction in Neck Pain: A Brief Commentary. J Orthop Sport Phys Ther. 2014;44(6):435–9. 

Ver comentarios (2)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar

Haz clic para ver artículos del blog de FisioScience

Autor