Abordaje fisioterapéutico en fibromialgia

Abordaje fisioterapéutico en fibromialgia
arriba
Me gusta
959
24
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

La Fibromialgia es una de las patologías que más controversia ha tenido en los últimos años, dado que se desconoce fehacientemente, los mecanismos causales que la provocan. Al desconocerse la etiopatogenia y considerarse que es multifactorial, resulta muy complicado el tratamiento de los pacientes que la padecen.

Actualmente, se acepta que el tratamiento debe ser multidisciplinar y que una de las áreas más importantes en el tratamiento, es la fisioterapia. Es por ello, que en este artículo, se expondrán las características más comunes de la patología, las etiologías que se creen que la provocan y cómo podemos ayudar a los pacientes que sufren de fibromialgia, desde la fisioterapia.

Introducción

En el año 1992-1993, la OMS (Organización Mundial de la Salud) reconoce la enfermedad de Fibromialgia, como una patología reumática y crónica, de origen desconocido, que se caracteriza por dolor músculo-esquelético generalizado y constante, con presencia de puntos dolorosos y sensibles en todo el cuerpo (Tender Point), rigidez variable (más acusada por la mañana) y con otros síntomas asociados que se describirán en los siguientes apartados, como pueden ser: cansancio, fatiga, insomnio, sensación de hinchazón, colon irritable, cefaleas, parestesias, depresión ansiosa, disfunciones sexuales, hipocondría,… (1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11,14)

Todo esto, conlleva, a una disminución de funcionalidad y de calidad de vida que exacerba el malestar psicológico del paciente. (1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11,14)

Es por ello, que se hace indispensable, definir adecuadamente, en qué consiste la enfermedad, las causas que la provocan y realizar un tratamiento multidisciplinar adecuado (dado la gran variabilidad de los síntomas que lo padecen se debe actuar desde diferentes áreas sanitarias). (12,13)

Actualmente, se considera que el mecanismo causal es multifactorial, por lo que los tratamientos van encaminados hacia la sintomatología y no a la causa, lo que provoca, en numerosas ocasiones, un fracaso en la asistencia de los pacientes que padecen la enfermedad. (12,13)

Etiología de la fibromialgia

La Fibromialgia afecta al 2,4 % de la población española, lo que supone entre 400.000-1.200.000, personas afectadas en nuestro país. Existe, una incidencia mayor en edades comprendidas entre los 40-49 años (aunque puede afectar a cualquier edad) y con un claro predominio en mujeres (3:1) 

Como se ha venido explicando hasta ahora, la etiología de la Fibromialgia se desconoce, pero una de las teorías más aceptadas hasta el momento, es que es producida por un proceso de sensibilización central del sistema nocioceptivo, produciendo una alteración en el procesamiento del dolor, y disminuyendo la respuesta en la inhibición del dolor.

Estos cambios, a largo plazo, se cree que provocan una alteración en el sistema neuro-endocrino así como en los neurotransmisores, que retroalimentan este proceso de sensibilización central; provocando impulsos aferentes mantenidos desde la periferia, por el asta dorsal de la médula hasta el área cerebral de procesamiento del dolor.

El motivo por el cual, se produce esta sensibilización central, no se sabe con certeza, pero se sospecha que puede ser debido a la interacción de varios factores como pueden ser: factores genéticos, alteraciones afectivo-emocionales, estrés psicológico, traumatismos previos, alteraciones morfológicas (se cree que los pacientes con fibromialgia tienen menos fibras de colágeno, lo que provoca mayor posibilidad de sufrir micro-roturas fibrilares y desencadenar estímulos nocioceptivos) y cambios neuro-hormonales.

Síntomas y diagnóstico de la fibromialgia 

Actualmente, el diagnóstico de la Fibromialgia es puramente clínico, no existiendo pruebas objetivas y específicas que puedan ayudar a su diagnóstico.

Por lo que es indispensable realizar una buena anamnesis al paciente, teniendo en cuenta sus manifestaciones clínicas, sus antecedentes personales así como su estado emocional, social y afectivo, y descartar otras patologías y comorbilidades que puedan dar lugar a diagnósticos erróneos.

Entre los síntomas más comunes de la Fibromialgia destacan:

  • Dolor: existen algias generalizadas e intensas sobre todo en zona cervical y lumbar y sensibilidad dolorosa a la palpación en puntos localizados, denominados zonas sensibles. Es provocado por un bajo umbral del dolor, aunque el dolor es fluctuante.
  • Astenia: cansancio generalizado, incluso para actividades sencillas, aunque con mayor prevalencia por las mañanas.
  • Síntomas vegetativos: hipotensión, taquicardias, mareos, vértigos, sudoración, palpitaciones
  • Rigidez articular: también más acusada por las mañanas, aunque puede permanecer durante varias horas e incluso el día completo.
  • Trastornos del sueño: los pacientes no sienten un descanso reparador.
  • Alteraciones osteo-musculares: cefaleas, disfunciones de la ATM, dolores miofasciales,…
  • Alteraciones gastro-intestinales: colon irritable, pirosis, disfagia, dolor abdominal…
  • Trastornos psicológicos y cognoscitivos: depresión, ansiedad, lapsus de memoria, dificultad para la concentración, hipocondría, anomia,…
  • Alteraciones génito-urinarias: vejiga irritable, dismenorrea, disfunciones sexuales,…
  • Alteraciones neurológicas: mareos y vértigos no filiados, acúfenos, irritabilidad ante estímulos visuales y olfativos, parestesias, sensación de tumefacción en manos y en pies, síndrome de piernas inquietas,…(1,2,3,4,5,6,7,9,10,13)

Otra de las manifestaciones típicas de pacientes afectos de Fibromialgia y que nos puede ayudar al diagnóstico de la enfermedad, es el dolor desencadenante mediante la presión de puntos sensibles (Tender Point), establecidos por el Colegio Americano de Reumatología (ACR). Según sus criterios diagnósticos hay que tener en cuenta los siguientes datos:

  1. Debe existir dolor en ambos hemicuerpos: derecho e izquierdo.
  2. TENDER POINTSDolor de al menos tres meses de duración.
  3. Si se divide el cuerpo con una línea imaginaria vertical que separe el cuerpo en derecho e izquierdo y otra transversal que pase por la cintura y divida en la mita superior e inferior, debe existir dolor en al menos tres de los cuadrantes
  4. Dolor en el esqueleto axial (columna cervical, lumbar, zona torácica o dorsal)
  5. Umbral de dolor anormal: umbral bajo.
  6. Dolor a la presión en al menos 11 de los 18 puntos que se exponen (Tender Point), los cuales están situados a ambos lados del cuerpo:
  • Músculos occipitales
  • Cervical Bajo: zona anterior de los espacios intratransversos C5-C7.
  • Supraespinoso: sobre la espina de la escápula, próximo al borde interno
  • Segunda costilla
  • Epicóndilo lateral: 2cm distal y lateral
  • Glúteos: cuadrantes supero-externo de las nalgas.
  • Trocánter mayor: posteriores a las eminencias troncántereas.
  • Rodilla: en zona grasa interna.(1,12,13,14)

Tratamiento fisioterápico en pacientes con fibromialgia

El tratamiento fisioterápico puede ayudar al alivio sintomático de los pacientes afectos de dicha enfermedad. A continuación, se expondrán que técnicas se pueden utilizar:

Masoterapia

Se ha demostrado que esta técnica, produce grandes beneficios en los pacientes afectos de dicha enfermedad tales como: mejora de la calidad del sueño (aumento del número de horas dormidas, sueño más reparador, disminución de somnolencia diurna), disminución de la intensidad del dolor y de puntos dolorosos así como un descenso en la ansiedad y en la depresión. Todo ello, conlleva a una mejora de la calidad de vida (13,15,16)

Entre los tipos de masoterapia que se puede utilizar destacan:

  • Masaje del tejido conjuntivo: se deberá realizar dos sesiones semanales, insistiendo en el área pélvica, espalda. Cintura escapular, abdomen y MMII. 
  • Drenaje linfático: las sesiones deberán durar alrededor de una hora y se deberán de hacer entre 2-5 sesiones semanales. Es la modalidad que más beneficios se han demostrado que tiene. Se deberá realizar en todo el cuerpo, pero haciendo hincapié en las zonas de cara, cuello y tronco. Al finalizar, se deberá dejar al paciente unos 15 min de reposo, para mejorar la calidad del sueño.

Electroterapia

La electroterapia es uno de los métodos que más se utilizan en pacientes afectos por esta enfermedad.

Los objetivos que se persiguen a grandes rasgos son, potenciar el beneficio de otras técnicas aplicadas, disminuir el dolor y los espasmos musculares, mejorar la calidad del sueño y por tanto mejorar la calidad de vida de los pacientes. Entre las técnicas utilizadas destacan:

  • Láser: tiene como objetivo específico, el aumento del aporte de oxígeno a los tejidos, disminuir el espasmo local y aumentar los niveles de endorfinas. Se aconseja que se realicen aplicaciones puntuales en puntos sensibles de 5J/cm2, durante 16 segundos, con un total de 3 minutos la sesión. Se deberán hacer 5 sesiones semanales.

LASER

  • Infrarrojos: se recomienda hacer dos sesiones semanales de unos 15 minutos aproximadamente, hasta conseguir una temperatura de unos 38 º C.
  • Magnetoterapia a baja frecuencia: se recomienda realizar unas tres sesiones semanales durante al menos un mes, con una intensidad 100 µT y una frecuencia de 1-80 Hz, con aplicaciones de 30 minutos.
  • Ultrasonidos: busca el objetivo específico de aumentar la vasodilatación y disminuir los espasmos locales. Se deberá aplicar una frecuencia de 3 MHz en modo pulsátil 1:4.
  • Interferenciales: tiene como objetivo específico disminuir el dolor, mejorar el flujo sanguíneo y estimular la contracción activa, provocando una disminución de la astenia muscular.
  • TENS: se recomienda la aplicación de esta corriente eléctrica en sesiones de 40 minutos unas 3 veces/semana con una frecuencia de 15Hz con un tiempo de pulso de 150 mseg. El objetivo específico que se persigue con dicha aplicación es activar las vías de inhibición de dolor y disminuir la excitabilidad central del dolor, por lo que según varios estudios, es una de las corrientes que más beneficios aporta.

Hidroterapia

El objetivo de esta técnica es la realización de ejercicio físico aeróbico moderado, junto con estiramientos pasivos dentro del agua. Es muy útil si el paciente refiere un intenso dolor generalizado, por el efecto vasodilatador que produce el agua. Se ha demostrado que dicha terapia produce grandes mejoras en los patrones de sueño, consiguiendo que éste sea más reparador y consiguiendo un aumento en las horas dormidas. Además, se ha demostrado, que a largo plazo mejora la movilidad articular, mejora la relajación muscular y disminuye el dolor.

Se recomienda la realización de hidrocinesiterapia con ejercicios aeróbicos al 65-75% de la frecuencia máxima del paciente, durante una hora, al menos unas tres veces por semana. La temperatura del agua recomendada oscila entre los 35-36ºC 

Ejercicio Físico 

Se ha demostrado que el ejercicio físico aeróbico, el entrenamiento de la fuerza muscular y los estiramientos, mejoran considerablemente, la calidad de vida de los pacientes afectos de Fibromialgia, provocando una mejora en la movilidad articular, disminución de los espasmos musculares y de la astenia muscular, disminuyendo el grado de dolor y aumentando considerablemente el estado psicológico de los mismos.

Se recomienda la realización de ejercicio físico entre el 50-80% de su frecuencia cardíaca máxima, unas dos o tres veces por semana, entre 30- 60 min. Un buen ejercicio para la iniciación de ejercicio aeróbico, es caminar durante media hora a una velocidad de 3,5Km/h e ir aumentando progresivamente el tiempo y la velocidad e incluso cambiar el tipo de ejercicio con los parámetros descritos anteriormente.

Por  otro lado, se recomienda el trabajo de fuerza muscular en los principales grupos musculares, con una resistencia moderada, máxima de 3Kg, con unas tres series y entre 8-10 repeticiones cada ejercicio.

Por último, hay estudios que recomiendan el Pilates como ejercicio terapéutico en estos pacientes, pero existe poca evidencia científica al respecto. 

Terapia manual y otras técnicas fisioterápicas 

La terapia manual y otras técnicas fisioterápicas como: las manipulaciones vertebrales, las técnicas miofasciales, los estiramientos pasivos, las presiones isquémicas mantenidas sobre puntos gatillos, la punción seca, la terapia cráneo-sacra, las neurodinamizaciones, el Neurotape y las técnicas de energía muscular, junto con el tratamiento farmacológico, han demostrados grandes beneficios sobre la calidad de vida de los pacientes afectos por esta enfermedad; mejorando la calidad y el patrón de sueño, disminuyendo la intensidad de dolor que sufren, mejorando la movilidad articular, disminuyendo los espasmos musculares y la astenia muscular.

Es por ello, que la terapia manual y todos los tratamientos descritos anteriormente, se consideran eficaces para el alivio sintomático de la enfermedad.  

Conclusiones

En conclusión:

  • La fibromialgia es una enfermedad reumática crónica de origen desconocido, por lo que el tratamiento causal de la misma, no es posible y su tratamiento se basa en el alivio sintomático.
  • El tratamiento de la misma, debe ser multidisciplinar, desde el área médica, psicológica, fisioterápica y de terapia ocupacional.
  • La fisioterapia es una de las herramientas más útiles para el alivio sintomático de los pacientes, existiendo una gran variedad de tratamientos a aplicar, en función de la sintomatología del paciente, su grado de dolor y sus preferencias.
  • Se debe seguir investigando más acerca de la enfermedad, para ofrecer mejores tratamientos a los pacientes que puedan incrementar su calidad de vida.

Referencias bibliográficas

  1. Ocaña Purificación, Feligreras David, Ocaña Basilisa. Fibromialgia. Publicatuslibros.com.
  2. Sosa-Reina M.Dolores, Nuñez-Nagy Susana, Gallego-Izquierdo Tomás, Pecos-Martín Daniel, Monserrat Jorge, Álvarez-Mon Melchor: Effectiveness of Therapeutic Exercise in Fibromyalgia Syndrome: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Clinical Trials. 2017. BioMed Research International.
  3. Assumpcao Ana, Matsutani  Luciana, Yuan Susan, Sousa Adriana, Sauer Juliana, Mango Pamela, Marques Amelia: Muscle stretching excercises and resistance training in fibromialgya: wich is better? A three- arm randomized controlled trial. 2017. European Journal of Physical and Rehabilitation Medicine.
  4. Nader Navarro L, Gómez Requejo M, Pereira Ruiz M.T, Isusi Fernández I, Suárez García J, García García M, Peláez Balsa J.L: Hidrocinesiterapia y fibromialgia. 2007. Centro de rehabilitación Hospital Central de Asturias.
  5. Fernandes Gomes da Silva Tatiana; Yuri SudaII Eneida; Aparecida MarçuloIII Camila; Henrique da Silva PaesII Fábio; Targino PinheiroIII Gisele: Comparison of transcutaneous electrical nerve stimulation and hydrotherapy effects on pain, flexibility and quality of life in patients with fibromyalgia. 2008. Fisioter. Pesqui;  15.
  6. Paolucci Teresa, Piccinini Giulia, Iosa Marco, Piermattei Cristina, de Angelis Simona, Grasso Maria Rossaria, Zangrando Federico, Saraceni Vincenzo Maria: Efficacy of extremely low-frequency magnetic field in fibromyalgia pain: A pilot study. 2016. Journal of Rehabilitation Research & Development; 53 (6), 1023-1034
  7. Dailey Dana L, Rakel Barbara A, Vance Carol GT, Liebano Richard, Anand Amrit S, M Bush Heather, Lee Kyoung S, E Lee Jennifer, Sluka Kathleen: Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation (TENS) reduces pain, fatigue, and hyperalgesia while restoring central inhibition in primary fibromyalgia. 2013. Pain. 2013 Nov; 154(11): 2554–2562.
  8. Noehren Brian, Dailey Dana L, Rakel Barbara A, Vance Carol GT, Zimmerman Miriam B, Crofford Leslie J, Sluka Kathleen A: Effect of Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation on Pain, Function, and Quality of Life in Fibromyalgia: A Double-Blind Randomized Clinical Trial. 2015. Phys Ther; 95(1): 129–140.
  9. Carbonario F, Matsutani L.A, Yuan S.L.K, Marques A.P: Efectiveness of high-frequency transutaneous electrical nerve stimulation at tender points as adjuvant therapy for patients with fybromialgia. 2013. EUR J PHYS REHABIL MED; 49: 197-204.
  10. Ricci Natalia A, Dias Carolina N. K, Driusso Patricia: The use of electrothermal and phototherapeutic methods for the treatment of fibromyalgia syndrome: a systematic review. 2010. Rev. bras. Fisioter, 14.
  11. Lauretti, Chubaci EF, Mattos AL: Efficacy of the use of two simultaneously TENS devices for fibromyalgia pain. 2013. Rheumatol Int 33(8):2117-22.
  12. Bauer Johan A. Fibromialgia: la curación es posible. Barcelona: ediciones Robinbook SL. 2008. 18-38.
  13. Ayán Pérez C. Fibromialgia: disgnóstico y estrategias para su rehabilitación. Madrid. Editorial médica Panamericana. 2011. 11-18 y 145-162.
  14. Collado Cruz Antonio, Cuevas Cuerda M.D, Estrada Sabadell MD, Flórez García Mariano, Giner Ruíz Vicente, López Martín Josefina, Pastor Mira MA, Rodríguez Ortiz de Salazar Begoña, Sanz Amores Reyes. Fibromialgia. 2011. Ministerio de Sanidad, política social e igualdad. 25-35.
  15. Martín-Nogueras AM, Calvo-Arenillas JL: Efficacy of physiotherapy treatment on pain and quality of life in patients with fibromyalgia. 2012. Rehabilitación; 46(3): 199-206.
  16. Gámez-Iruela IJ,Sedeño-Vidal A: Effectiveness of physiotherapy in the approach to fibromyalgia. A review of the literatura. 2013. Rehabilitación; 35(5): 224-231.
  17. Vayvay ES, Tok D, Turgut E, Tunay VB: The effect of Laser and taping on pain, functional status and quality of life in patients with fibromyalgia syndrome: A placebo- randomized controlled clinical trial. 2016. J Back Musculoskelet Rehabil;29(1):77-83.
  18. Almeida TF, Roizenblatt S, Benedito-Silva A, Tufik S: The effect of combined therapy (ultrasound and interferential current) on pain and sleep in fibromyalgia. 2003. Pain;104(3):665-72.
  19. Mutlu B, Paker N, Bugdayci D, Tekdos D, Kesiktas N: Efficacy of supervised exercise combined with transcutaneous electrical nerve stimulation in women with fibromyalgia: a prospective controlled study. 2013. Rheumatol Int; 33(3):649-55.
  20. Joseph G. McVeigh Joseph G, McGaughey Helen,Hall Melissa,Kane Patricia: The effectiveness of hydrotherapy in the management of fibromyalgia syndrome: a systematic review. 2008. Rheumatology International; 29:119
  21. Vitorino DF, Carvalho LB, Prado GF: Hydrotherapy and conventional physiotherapy improve total sleep time and quality of life of fibromyalgia patients: randomized clinical trial. 2006. Sleep Med;7 (3):293-6.
  22. Altan L, Korkmaz N, Bingol U, Gunay B: Effect of pilates training on people with fibromyalgia syndrome: a pilot study. 2009. Arch Phys Med Rehabil; 90(12):1983-1988.
  23. McDowell CP, Cook DB, Herring MP: The Effects of Exercise Training on Anxiety in Fibromyalgia Patients: A Meta-analysis. 2017. Med Sci Sports Exerc; 49(9):1868-1876.
  24. Bidonde J, Busch AJ, Schachter CL, Overend TJ, Kim SY, Góes SM, Boden C, Foulds HJ: Aerobic exercise training for adults with fibromyalgia. 2017.  Cochrane Database Syst Rev; 21;6.
  25. Andrade A, Vilarino GT, Bevilacqua GG: What Is the Effect of Strength Training on Pain and Sleep in Patients WithFibromyalgia? 2017. Am J Phys Med Rehabil; 96(12):889-893.
  26. Toprak Celenay S, Anaforoglu Kulunkoglu B2 Yasa ME, Sahbaz Pirincci C, Un Yildirim N, Kucuksahin O, Ugurlu FG, Akkus S: A comparison of the effects of exercises plus connective tissue massage to exercises alone in women with fibromyalgia syndrome: a randomized controlled trial. 2017. Rheumatol Int;37(11):1799-1806.
  27. Torres JR, Martos IC, Sánchez IT, Rubio AO, Pelegrina AD, Valenza MC: Results of an Active Neurodynamic Mobilization Program in Patients WithFibromyalgia Syndrome: A Randomized Controlled Trial. 2015. Arch Phys Med Rehabil; 96(10):1771-8. 

Añadir nuevo comentario