Abordaje de la Esclerosis Múltiple en Fisioterapia. A propósito de un caso

Abordaje de la Esclerosis Múltiple en Fisioterapia. A propósito de un caso
arriba
Me gusta
2272
71
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

      “Me llamo Naira R. Santana, tengo 36 años y convivo con Esclerosis Múltiple remitente recurrente desde hace once años”…       

 

La Esclerosis Múltiple (EM), es una enfermedad inflamatoria neurológica que afecta a la desmielinización axonal, provocando una neurodegeneración a nivel de la sustancia blanca del sistema nervioso central (SNC) (¹). De causa aún desconocida, se cree que es una enfermedad autoinmune de procedencia vírica y que ocurre en personas predispuestas genéticamente. Afecta más a mujeres (2/1) de entre 20 y 40 años (2)  y evoluciona a brotes, con exacerbaciones y remisiones espontáneas, pudiendo cursar cada brote con síntomas distintos, de varios días de duración (incluso meses)  y con síntomas nuevos o recidivas de los anteriores. No existe cura para esta enfermedad y su tratamiento actual es el farmacológico, mediante terapia ocupacional y la fisioterapia(³). El tratamiento rehabilitador mejora la capacidad y la minusvalía en pacientes con esclerosis múltiple (4).

Signos y síntomas principales de la EM

A continuación, se describen los signos y síntomas más frecuentes en los pacientes con EM, pudiendo presentarse éstos  aislados o de forma simultánea, bien de manera homolateral o bilateralmente.

Síntomas musculares:

  • Pérdida del equilibrio
  • Espasmos musculares
  • Entumecimiento o sensación anormal en cualquier zona
  • Problemas para mover brazos y piernas
  • Problemas para caminar
  • Problemas en la coordinación y al realizar movimientos pequeños
  • Temblor en uno o ambos brazos o piernas
  • Debilidad en uno o ambos brazos o piernas

Síntomas vesicales e intestinales:

  • Estreñimiento y escape de heces
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Urgencia intensa de orinar
  • Incontinencia

Síntomas oculares:

  • Visión doble
  • Molestia en los ojos
  • Movimientos oculares incontrolables
  • Pérdida de visión

Entumecimiento, hormigueo o dolor:

  • Dolor facial
  • Espasmos musculares dolorosos
  • Sensación de picazón, hormigueo o ardor en brazos y piernas

Otros síntomas cerebrales y neurológicos:

  • Disminución del período de atención, de la capacidad de discernir y pérdida de la memoria
  • Dificultad para razonar y resolver problemas
  • Depresión o sentimientos de tristeza
  • Mareos o pérdida del equilibrio
  • Hipoacusia

Síntomas sexuales:

  • Problemas de erección
  • Problemas con la lubricación vaginal

Síntomas del habla y de la deglución:

  • Lenguaje mal articulado o difícil de entender
  • Problemas para masticar y deglutir

“… en verano de 2004 presenté un episodio de mareo, sensación de inestabilidad de la marcha durante varios días. Poco después, debilidad y hormigueo en el lado derecho del cuerpo. En marzo de 2005 comencé a notar giro de objetos y visión doble. En julio de 2005, inestabilidad, nistagmus multidireccional y parálisis del recto externo derecho…”

Introducción a la fisioterapia vestibular

Los principales fundamentos de la fisioterapia vestibular se basan en el vértigo, el mareo y el desequilibrio. Los cuales resultan básicos para conocer realmente como funciona el sistema vestibular y su intervención en el ámbito de la fisioterapia.

El vértigo es una ilusión rotatoria del movimiento con respecto a la percepción de uno con el entorno, siendo este originario de afecciones en el sistema vestibular como el oído interno, el nervio vestibular y sus vías. El mareo es una inestabilidad, que se presenta como una sensación subjetiva de la orientación en el espacio, de manera diversa y con múltiples factores que lo desencadenen. Por último está el desequilibrio, que hace referencia a la dificultad de mantenerse dentro de la base de sustentación.

Estos tres fundamentos son la clave para la rehabilitación y fisioterapia en un participante que presente trastornos en el sistema vestibular.

Abordaje de la EM en Fisioterapia 

El tratamiento de fisioterapia irá encaminado a reeducar la marcha y el  equilibrio, así como a potenciar la  musculatura de miembros superiores e inferiores en general. Puesto que la enfermedad evoluciona en cada paciente de manera distinta, debemos personalizar cada tratamiento, adecuándolo en la mayor medida posible, a cada paciente. En cuanto a los objetivos específicos encontraremos:

  1. Mantener / aumentar balance articular
  2. Mejorar / mantener balance muscular / tono muscular
  3. Mejorar coordinación y equilibrio
  4. Mejorar deambulación
  5. Adquirir seguridad y confianza durante la marcha

 Ejercicios de estabilización dinámica de la mirada 

Estos ejercicios de estabilización visual ya que existe gran cantidad de ellos, se dividirán en dos grupos. El primero de ellos, constara de ejercicios de movilización de un objeto con el raquis estático, trabajando los movimientos de perseguida del objeto en movimiento. El otro grupo consta de movimientos del raquis con respecto a cierto objeto, con la finalidad de estabilizar la mirada. Esto se debe a que el sistema vestibular está afectado y por esta razón se realizan estos ejercicios de seguimiento de objetos, para promover una mirada estable y ayudar en la estabilidad corporal manteniendo en orden el sistema vestibular. Para lo cual estos ejercicios serán muy útiles.

Ejercicios de coordinación y equilibrio (Diciembre 2016, Hospital Clínica San José, Las Palmas de G.C)

Ejercicios de coordinación y equilibrio (Diciembre 2016, Hospital Clínica San José, Las Palmas de G.C)

Factores a considerar en el paciente con EM 

    Los signos y síntomas de la enfermedad, connotan al paciente de EM unas características especiales que debemos considerar a la hora de llevar a cabo el tratamiento (5). Entre ellas encontramos:

  • Termosensibilidad: los pacientes con EM son termosensibles, por lo que hay que considerar la hipertermia como factor limitante a la hora de plantear el tratamiento y considerar además la terapia acuática como parte de éste.
  • Alteraciones en la capacidad de la marcha: debiendo orientar el ejercicio a la mejoría, tanto de la fuerza máxima, como de la fuerza resistencia de la musculatura de los miembros inferiores,  mejorando así  el patrón de la marcha en bipedestación, lo que incidirá positivamente en la estabilidad y el equilibrio.
  • Hipertonía: los pacientes con EM, habitualmente presentan un gran tono muscular, por lo que siempre incluiremos sesiones de estiramientos dentro del tratamiento, encaminados a aumentar la flexibilidad.
  • Ejercicios respiratorios: incluiremos ejercicios para potenciar la musculatura espiratoria e inspiratoria, afectada por dicha patología.
  • Ejercicios de Frenkel: ejercicios progresivos basados en la repetición. Actualmente pautados en la rehabilitación de pacientes neurológicos.

​​Ejercicio terapéutico - Mejora de la movilidad de la columna vertebral y tonificación del CORE

Estos ejercicios se consideran una herramienta muy útil para alcanzar los objetivos planteados tanto por el fisioterapeuta como por el participante, aumentando el bienestar y la calidad de vida de los mismos. El ejercicio terapéutico es considerado la mejor herramienta para prevenir lesiones y obtener una recuperación más rápida y satisfactoria.

Hay que tomar en cuenta diferentes factores para considerar al ejercicio como terapéutico. Entre estos factores podemos destacar la función normal de la biomecánica del cuerpo, mantener el bienestar general y mejorar las capacidades físicas. Es importante tener siempre presente las características que tiene un programa de ejercicio, y la adaptación del mismo, que dependerán de las zonas en donde se apliquen. Las cuales pueden ser: móviles, rígidas o relacionados con músculos acortados. A raíz de esto se describen diversos tipos de ejercicios, que serán específicos para cada que se quiera alcanzar.

Ejercicios de Frenkel (Diciembre de 2016, Hospital Clínica San José, Las Palmas de G.C.)

 

Estiramiento pasivo (analítico simple) del MMId (miembro afecto)

Conclusión

El hecho de que no exista cura aún de algunas enfermedades, provoca  la desmotivación del paciente en general, influyendo negativamente en el tratamiento y por lo tanto, en su evolución. Es tarea fundamental del fisioterapeuta motivar y apoyar al paciente de EM durante todo el proceso de rehabilitación. Por otro lado, dado que ninguna enfermedad sigue el mismo curso y cada paciente es único, he de destacar la importancia de adecuar la terapia a cada paciente con el fin de llegar a obtener los resultados deseados.

“…2016 me hizo conocer de primera mano la Fisioterapia, enseñándome que en cuestión de enfermedades no hay límites, sino superación…“Cada paso es un logro, cada barrera un reto”. Naira R. Santana.

Agradecimientos especiales a la paciente Naira R. Santana, por su testimonio, incluido en la elaboración  de este artículo, así como por acceder a la publicación de las fotos aquí expuestas y por la valentía, constancia y esfuerzo diario de afrontar esta enfermedad.

Referencias bibliográficas

1.https://sci-hub.tw/10.1016/j.ncl.2004.09.003

2.https://www.semfyc.es/wp-content/uploads/2016/05/Doc33RecomendacionesNoHacer.pdf

3. https://medlineplus.gov/spanish/

4.https://medes.com/publication/88389

5.http://www.redalyc.org/pdf/3092/309246400032.pdf

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar

Haz clic para ver artículos del blog de FisioScience

Autor